26 febrero 2012

18 floréal


Robespierre: “L’athéisme est aristocratique. L’idée d’un grand Être qui veille sur l’innocence opprimée et qui punit le crime triomphant, est toute populaire”. En Atenas, durante la democracia, fue también así: los demócratas eran religiosos, es decir, respetaban el culto; el desprecio de la religión era propio de algunos aristócratas (p.e., la profanación de los misterios, la mutilación de los hermes y el papel que pudo jugar Alcibíades en todo ello). La diferencia es que a los revolucionarios franceses tampoco les gustaba la religión y el culto que habían heredado; eran deístas y, para ellos, Dios no era quien dice Yo soy el que soy, sino alguien a quien se le dice Tú eres lo que yo y mi razón quieren que seas, es decir, cualquier cosa; aunque ellos, muy conservadores en cuanto al léxico, lo llamaron Ser Supremo: “Le peuple français reconnaît l’existence de l’Être suprême et l’immortalité de l’âme” (Décret 18 flóreal an II; para nosotros, 7 de mayo del año del Señor de 1794). Eran las fechas de la Grande Terreur y ese reconocimiento de la inmortalidad del alma por parte del Estado (creo que se trata de un caso único) seguro que sirvió de mucho consuelo a más de un ciudadano racional a punto de perder la cabeza.

Etiquetas: , ,

21 febrero 2012

ash wednesday

17 febrero 2012

santa oria 10cd

los días son non grandes, anochezrá privado,
escrivir en tiniebra es un mester pesado.

¿Tópico de la retórica medieval? ¿Alusión simbólica a la vejez del poeta? ¿Nota realista sin más? Más allá de las polémicas a que han dado lugar, me quedo con el extraordinario poder de evocación de estos versos. Aunque aún es de día, el sol se ha ocultado porque hay una montañita a poniente de Suso; el bosque, la oscuridad callada y el intenso frío, porque los días son non grandes. Y venit nox, quando nemo potest operari (Juan 9:4). Hay un doble cansancio cuando se escribe en tinieblas: el de los ojos, que se ven engañados por las oscilaciones de la llama, y el que se arrastra del día, que hace más difícil el hallazgo de la rima justa. Y cada uno de esos cansancios acrecienta el otro.

Etiquetas: ,

16 febrero 2012

variaciones en el canon

A los veinte: Eurípides, Ennio, Virgilio, Dante, Petrarca, Quevedo.
A los treinta: Esquilo, Virgilio, Lucano, Juvenal, Dante, Lope.
A los cuarenta: Esquilo, Virgilio, Dante, Fray Luis, Aldana, Lope.
A los cincuenta: Homero, Esquilo, Lucrecio, Dante, Aldana, Lope.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

14 febrero 2012

un hermoso son tenían

¡cómo vuelan las galeras!
dime si no son bonitas
las galeras de poniente,
las galeras de castilla.

lucecitas de verbena
en la muralla caída:
la fiesta no terminaba
hasta que el alba venía.
“¿es que no oís lo que oímos?”
“dejadnos dormir”, decían:
“los oímos por la noche
y un hermoso son tenían,
y a su hermoso son bailamos
en la muralla caída,
los tambores de levante,
los tambores de turquía.”

¡qué preciosas las galeras
en las olas infinitas,
las galeras de tus sueños,
las galeras de castilla!

“¿es que no veis lo que vemos?”
“dejadnos dormir”, decían.
y hasta la noche durmieron
igual que todos los días,
para volver nuevamente
a la muralla caída.

lucecitas que se apagan
cuando el alba amanecía
y el estruendo comenzaba
de las fuertes baterías:
los tambores de levante,
los cañones de turquía.

Etiquetas: ,

07 febrero 2012

malaria

“The early inhabitants of Greece seem to have chosen deliberately sites which in later times were among the most malarious in the country; this is surely strong evidence that at first they were healthy” (W.H.S. Jones, Malaria and Greek History, 1909, p.26). Lo cierto es que, sin esta elegante lección de lógica, no repararíamos en la evidencia. Se nos plantean, sin embargo, algunas preguntas: ¿por qué los hombres continúan viviendo en esos lugares que han dejado de ser saludables? Habría que ver cuáles son las otras ventajas que ofrecen, la fertilidad de sus campos, la situación estratégica o comercial, para saber si verdaderamente, ante la amenaza de las enfermedades, vale la pena abandonarlos o no. Si no existe ninguna de esas ventajas materiales, podríamos buscar la respuesta en la polis y en el santuario, que no son transportables. Pero, más cerca de nuestro tiempo, sin polis ni santuario, ¿por qué? Y, finalmente, ¿no hemos leído, por ejemplo en Braudel, que el Mediterráneo ha sufrido, desde que los hombres se asentaron en sus orillas, un proceso ininterrumpido de desecación? Si tenemos en cuenta el brillante razonamiento de W.H.S. Jones, está claro que no siempre ha sido así y que la naturaleza puede ganar en cualquier momento espacios a la civilización.

Etiquetas: ,

06 febrero 2012

1914