14 febrero 2012

un hermoso son tenían

¡cómo vuelan las galeras!
dime si no son bonitas
las galeras de poniente,
las galeras de castilla.

lucecitas de verbena
en la muralla caída:
la fiesta no terminaba
hasta que el alba venía.
“¿es que no oís lo que oímos?”
“dejadnos dormir”, decían:
“los oímos por la noche
y un hermoso son tenían,
y a su hermoso son bailamos
en la muralla caída,
los tambores de levante,
los tambores de turquía.”

¡qué preciosas las galeras
en las olas infinitas,
las galeras de tus sueños,
las galeras de castilla!

“¿es que no veis lo que vemos?”
“dejadnos dormir”, decían.
y hasta la noche durmieron
igual que todos los días,
para volver nuevamente
a la muralla caída.

lucecitas que se apagan
cuando el alba amanecía
y el estruendo comenzaba
de las fuertes baterías:
los tambores de levante,
los cañones de turquía.

Etiquetas: ,

4 Comments:

Blogger Adaldrida said...

Gracias por este poema, Julio.

14 febrero, 2012  
Blogger julio martínez mesanza said...

Gracias a ti, Rocío.

15 febrero, 2012  
Blogger Olga Bernad said...

Hermoso son que parecía esconder una amenaza. Al final iba cargado de cañones. "¿Es que no oís lo que oímos?" parece la voz de una conciencia clara y un poco triste. Esa sensación me queda al final, y las ganas de decir que sí, que eran bonitas. Y la duda de si lo habré leído bien. Y la certeza de que me ha gustado mucho.

29 febrero, 2012  
Blogger julio martínez mesanza said...

Gracias, Olga. Sí, ésa es la lectura.

01 marzo, 2012  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home