07 septiembre 2020

el frente occidental

Los taludes, los cráteres del quince,
los fangales, las minas desertadas,
las brumas y la grande polvareda
de la parís-roubaix. Las catedrales
con sus cruces de hierro y sus madonas
de plata, los altares desertados
y la tapicería interrumpida,
a medias en el corazón de europa,
a medias entre ser y enemistarse
consigo misma y conseguir muy poco,
por más que fuese Dios el desafío
y se aspirase a todo por lo tanto.
La inagotable y sabia artillería:
te gustan esas cosas, cuando el tiempo
se acorta entre un impacto y el siguiente,
y ya no hay miedo, sólo estruendo y gozo.
Música de los campos que enfermaron,
hermosa música de europa, hermosos
campos enfermos, arbolitos negros.
Traza la cruz. No ocultes lo que eres.
Son dos espadas. Más que suficiente.
No vuelvas a ocultarte y a perderte:
harás que otros se oculten y se pierdan.
Hermosa música de europa, hermosas
coronas de van eyck, cuánto te gustan
esas cosas, y llaman los silbatos
y tienes que salir, y la corona
de espinas cierra todas las salidas.
Los cráteres del dieciséis, coronas
de van eyck a la entrada de las cuadras
y caballos de tiro agonizando,
caballos que no gustan, pobrecitos
caballos que no gustan, tan enormes;
bueyes y mulos muertos por los campos,
la ofrenda intemporal de los corderos
y negros arbolitos que no gustan.
Los cráteres del diecisiete, el ritmo
de las acompasadas baterías.
Basura de los cambios, de los cambios
pequeños y de las revoluciones,
de todas las mudanzas caprichosas
acompañadas de estupor y sangre.
Se tendrían que haber quedado en casa
para gozar de su razón tan pura
de su conocimiento ilimitado.
El cielo para el hombre sin los hombres.
Lección de caridad del poverello
e insalvable frontera para el asco:
hermanas ratas que salís del vientre
de los caballos muertos, tan felices,
tan bien alimentadas, tan orondas.
Hermano piojo, hermana garrapata.
Miseria del orgullo luterano,
de su Yo mí me para mí conmigo.
Y no te acuerdas ya de aquellos días,
de que era blanco el pan y bueno el vino.
Nubecitas de gas, enmascarados,
si hemos perdido incluso nuestro rostro,
también la imagen y la semejanza.
Y la tapicería interrumpida,
a medias, en el corazón de europa.
Y el valle inmenso de los huesos secos,
como un inacabable siglo oscuro.
Tomar, una tras otra, equivocadas
decisiones, caminos que llevaban
al valle sólo de los huesos secos.
Bastardos, devolvednos las legiones.

(Estocolmo, 2017)

(de Sábado)



16 noviembre 2018

la calle de la reina ester

(Tel Aviv, 23 de octubre de 2018)

20 marzo 2017

los carros de kipur





LOS CARROS DE KIPUR


Los carros de Kipur en las colinas.
Los carros de Kipur me despertaron.
Eres, Señor, la guerra interminable;
yo, la inmensa pereza inapetente.
Eres la carga matinal terrible,
y a mí me deja mudo la hermosura;
mirarla exige mucho y cansa pronto:
cuando viene, me escondo en mi indolencia.
Los carros de Kipur que son tu gloria,
que son también tu gloria incomprensible,
que habita en lo terrible y en lo humilde,
y en lo confuso habita y en lo claro
del mundo por hacer y el mundo hecho.
Los carros de Kipur que van de caza;
los carros de Kipur que son tu gloria,
la luz incomprensible de tu gloria.
Los carros de Kipur que son la gracia,
la aliada de la gloria incomprensible,
la gracia por terrible rechazada,
la gracia rechazada por hermosa.




(2013-2015)
(de Gloria, Adonáis, Rialp, Madrid, 2016)

05 septiembre 2016

reina de los naufragios

Reina de los naufragios, las orillas
de los mares del mundo te coronan
con millones de joyas y monedas
que brillan como estrellas bajo el agua.
El oro que te falta y que te sobra
es limosna que entregas al futuro,
necesitado, el pobre, de tu ejemplo,
como lo estabas tú de la tristeza.
Reina de los eternos galeones,
del gran desdén y los enormes síes.
Reina de las insomnes fortalezas
que cuidan la espaciosa y triste nada.

(de Sábado)





07 julio 2016

entebbe

Eres y, porque das la vida, quieres
que defiendan la vida quienes amas.
El mal disipas como el viento el humo;
como el fuego la cera, lo derrites.
Eres, y la esperanza que regalas
nos guía por la oscuridad de Entebbe.
De madrugada, el Mar Rojo se abría,
como se ha abierto siempre que has querido.

(de Sábado)

16 junio 2016

noches blancas


¿Qué piensa mi niña

cuando insomne pasa

por los puentes negros

de las noches blancas?

 

¿Qué piensa mi niña,

qué olvida mi amada,

en las cortas noches

que nunca se acaban?

 

No duerme mi niña,

no duerme mi amada.

El alba no viene

y el sol no se marcha.

Etiquetas:

20 mayo 2016

todo el cielo de españa


Todo el cielo de España inmaculado

sobre las torres frías de la tarde;

sobre las torres mudas de la tarde,

todo el cielo de España inmaculado.

Para la patria que perdió la gracia,

el cielo inmaculado inmerecido;

el insultado cielo inmerecido,

para la patria que perdió la gracia.

De nada te sirvió vencer los mares

ni adentrarte en las selvas pavorosas.

No te sirvió avanzar en el desierto

ni defender la brecha en la muralla.

Lo que había que hacer y más hiciste

y a ti misma te pagas con desprecio.

Sobre la antigua casa de María,

todo el cielo de España inmerecido.

(2011-2016)

(de Sábado)