02 julio 2007

aldana

Mi hija María está preparando un trabajo sobre la poesía bélica de Francisco de Aldana (1537-1578), uno de los poetas preferidos de su padre. Conversando con ella, he recordado las jornadas de Flandes y he vuelto a la desolación de Alcazarquivir. No hay, en todo el dieciséis, poesía más sincera que la del capitán Aldana, porque no hay tampoco alma más sincera que la suya, más anhelante de redención, más aniquilada por el deber.


Otro aquí no se ve que, frente a frente,
animoso escuadrón moverse guerra,
sangriento humor teñir la verde tierra,
y tras honroso fin correr la gente.

Éste es el dulce son que acá se siente:
“¡España, Santïago, cierra, cierra!”
y por süave olor, que el aire atierra,
humo que azufre da con llama ardiente:

El gusto envuelto va tras corrompida
agua, y el tacto sólo apalpa y halla
duro trofeo de acero ensangrentado,

hueso en astilla, en él carne molida,
despedazado arnés, rasgada malla:
¡oh sólo de hombres digno y noble estado!

(Francisco de Aldana)

Etiquetas: , ,

12 Comments:

Blogger E. G-Máiquez said...

Bravo por María. Una de mis primeras entradas de blogg también fue el mismo aldanazo en la conciencia.

02 julio, 2007  
Blogger samsa777 said...

Cuanto en mí hallo es maldición [que alcanza,

muerte que tarda, llanto [inconsolable,

desdén del cielo, error de la [ventura.

02 julio, 2007  
Anonymous CB said...

Un trabajo sobre Aldana del portentazo de María, y bajo la guía del autor de "Alcazarquivir", será sin duda una maravilla.
¿Y qué tal, a medida que el trabajo avance -o tras tanto andar currando, que diría el capitán Aldana-, algún día de esos en los que el papá está muy ocupado para atender el blog, un regalito de María al respetable en forma de entrada?
Anda, María, por favor...

02 julio, 2007  
Anonymous Antonio said...

“Mea culpa, mea culpa…” Ya sé que presumir tiene un no sé qué de pecadillo, pero no puedo resistir la tentación; así que pecaré una vez más: tu entrada de hoy me da ocasión de hacerlo, no sólo de amigo, sino también de ahijada.

02 julio, 2007  
Anonymous Emilio Quintana said...

Comparto la admiración por Aldana, aunque yo lo descubrí de adolescente gracias a... Cernuda. Lo siento, Julio.

02 julio, 2007  
Anonymous julio said...

¡Qué feliz coincidencia, Enrique! Todo lo que hagamos por Aldana será poco. Habría que seguir insistiendo.

03 julio, 2007  
Anonymous julio said...

Fíjate en ese desdén del cielo, Francisco. Lo dice todo.

03 julio, 2007  
Anonymous julio said...

Yo ya se lo digo, Cristina. ¡A ver si me hace caso! De todas formas, con María y Ana aquí en Túnez, y considerando el tipo de libros que leen, las próximas tres semanas de blog prometen más de un clásico.

03 julio, 2007  
Anonymous julio said...

De tu ahijada es todo el mérito, Antonio. ¡Ojalá me supiera como ella los clásicos!

03 julio, 2007  
Anonymous julio said...

No lo sientas, Emilio. Cernuda hizo mucho en favor de Aldana, y eso no se le puede quitar.

03 julio, 2007  
Blogger AnaCó said...

Es un horizonte inmenso este de la poesía bélica, empecé a descubrirla con Fragmentos de Europa, ahora para el verano espero que la librería cumpla y me traiga Soy de Mayo para julio... y si no, Julio tendrá que esperar a agosto, pero munca es tarde si la dicha es buena. En fin, que yo de los clásicos no sé nada y me alegra descubrir estos trocitos de tradición. ¡Gracias y esperamos más!

03 julio, 2007  
Anonymous julio said...

Sea para julio o para agosto, muchísimas gracias, Anacó, por dedicar un poco de tu tiempo a mis poemas.

03 julio, 2007  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home