27 marzo 2012

en santa maría

Las doce ovejitas
que vimos un día
en Santa María.
Su lana de plata,
su lana tan blanca,
su lana sin mancha.
Dime, la memoria,
la hora más hermosa
de la hermosa Roma.
Si fue al otro lado
del río de fango
su espacio dorado.
Las dormidas lámparas,
las ardientes lámparas,
la incesante gracia.

Etiquetas: ,

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Disculpe por adelantado la falta de relación entre este comentario y su última entrada del blog.

Admiro su poesía y quería compartir con usted un blog donde se recopilan poemas bélicos anglosajones. Espero que sea de su agrado.

http://war-poetry.livejournal.com/

27 marzo, 2012  
Blogger julio martínez mesanza said...

Muchísimas gracias, Anónimo, por lo que dice de mi poesía y por ese enlace tan interesante.

27 marzo, 2012  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home