25 octubre 2008

viento contrario

Cuando María Gavrílovna huye de casa de sus padres en La tempestad de nieve (1830), de Pushkin, tiene que luchar contra el fortísimo viento que le sopla de frente, como si quisiera impedir su fuga. No hay un viento más real ni más fuerte. No es un viento romántico. Es un viento moral.

Etiquetas: ,

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Yo no tengo tu nivel para argumentar a favor o en contra de lo expuesto, ni me gusta el lenguaje filosófico complicado. La moral es un conjunto de normas impuestas al ser humano por otros seres humanos para controlarle. Llámese sociedad, tradición, política o religión, el objetivo es el control del más débil y ¿qué mejor forma de control que crear una conciencia culpable?

27 octubre, 2008  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home