12 octubre 2008

ramiro fonte

La última vez que vi a Ramiro fue en Córdoba, en julio de 2007. Hablamos de fados hasta las tantas. Un par de meses después, me leyó poemas inéditos por teléfono. Hablaban del Mediterráneo oriental y de Lisboa. Cada pocos versos, me decía: "¿Te gustan?" "¿Sí?" ¡Claro que me gustaban! Luego, su enfermedad. Hoy, la noticia de su muerte. Era un poeta extraordinario y un hombre justo y bueno.

Etiquetas:

6 Comments:

Blogger Antonio Azuaga said...

Lo que más te agradecerá son sin duda las últimas palabras de tu nota.

Triste para todos; en especial para esa gran familia vuestra que trabaja por nuestra lengua y cultura en tantos rincones del mundo.

12 octubre, 2008  
Anonymous julio said...

Gracias, Antonio.

12 octubre, 2008  
Blogger samsa777 said...

Hermoso homenaje, aunque sea del tipo de los que a uno nunca le gustaría hacer.
Es una muy mala noticia. Qué lástima.

12 octubre, 2008  
Anonymous julio said...

Sí lo es. Gracias, Francisco.

13 octubre, 2008  
Blogger Rocío Arana said...

Lo siento mucho. A mí este año se me ha muerto mucha gente: una tía mía, el padre de un amigo, Pedro Antonio Urbina. Debería estar acostumbrada, desde que murió de cáncer mi mejor profesora de literatura, pero no me acostumbro. Aunque desde la fe puedo rezar por ellos y, en muchas ocasiones rezarles "a" ellos, ya que sé que están en lugar seguro.
Yo estuve hablando con PAU seis meses antes de su muerte. ´Doy gracias a Dios por ese luminoso día.

13 octubre, 2008  
Anonymous julio said...

Gracias, Rocío.

13 octubre, 2008  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home