07 agosto 2012

el otoño de la edad contemporánea

Fuimos a Gante por La adoración del Cordero Místico. Las plazas, hechas una pena: camiones, escenarios gigantescos, cientos de urinarios portátiles. La catedral, cuando menos, sorprendente: en su interior, un círculo luminoso, como de bar de carretera, con las palabras “amor”, “paz”, “dolor”, etc... A la derecha del altar, un holograma: Shiva se transformaba en Jimmy Hendrix (o algo así); éste, en Buda; Buda en no sé qué dios; éste, en el Niño Jesús; el Niño Jesús en un personaje irreconocible de la mitología oriental; éste, en María (y así sucesivamente). Y, al darnos la vuelta para salir, la foto enorme de una chica rubia desnuda (al menos, de muy buen ver).

Etiquetas: