10 junio 2012

poesía de la experiencia

“... fugio densumque relinquo / litus et in molli nequiquam lassor harena.” (Met. II 576-77). Dice Coronis: “Huyo y dejo atrás la densa orilla y me agoto vanamente en la blanda arena”. Una sensación experimentada por muchos, una sensación común hoy, pero quizá no tan común hace más de veinte siglos. Para escribir estos versos, Ovidio tuvo que correr un día por la parte densa, húmeda, dura de la playa, y experimentar después la dificultad y el cansancio al hacerlo por la parte interior, la arenosa.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

Blogger Carlos Hernández said...

No sé cómo agradecerte estos breves retazos, no elegidos aleatoriamente a lo que parece, sino a conciencia, que tanto invitan a la reflexión y que tan finamente descomponen la materia literaria. Es mucho lo que sugieres y, al igual que en alguna otra ocasión, obtengo con su lectura un placer exquisito.

Me interesan este tipo de aportaciones que concluyen dando qué pensar: lo considero una manera de enseñar/aprender deleitando.

Gracias.

10 junio, 2012  
Blogger julio martínez mesanza said...

Gracias a ti, Carlos, por leer y apreciar estas cosas.

11 junio, 2012  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home