24 junio 2012

fragmentos

Pascal fue el inventor involuntario de un género, ese que junta máximas, aforismos, ideas un poco más desarrolladas y ensayitos sin un hilo aparente (p.e., Cioran). Los Pensées son un conjunto de apuntes para una Apologie de la religion chrétienne en la que estaba trabajando Pascal cuando le sorprendió la muerte. Su presentación, que puede que haya influido tanto como su contenido, ha sido tarea de los editores, así como la diferente ordenación de los textos. Es el caso contrario de esas obras de las que sólo nos quedan fragmentos (p.e., Heráclito): éstas son los restos de un edificio; los Pensées, sin embargo, son los materiales para construirlo. En ambos casos nos falta lo principal, la obra acabada, pero la potencialidad de unos restos y otros es muy distinta. En el caso de las obras perdidas, la imaginación se siente más libre, pero, seguramente, nos lleva más fácilmente al error (es la poética del fragmento); en el caso de los Pensées, el plan del autor queda muy claro, pero uno no puede dejar de lamentar que a Pascal no le diese tiempo a desarrollarlo, porque ese tipo de vacío no es un terreno propicio para la imaginación. De todas formas, y esto es culpa de los tiempos que siguieron, estoy seguro de que, por desgracia, muy pocos ahora leerían una Apologie de la religion chrétienne terminada; mientras que somos muchos los que volvemos con provecho y admiración a los Pensées.


Etiquetas: , , , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home