12 mayo 2012

el talento

Detrás de muchas de las grandes obras de la literatura, hay, seguramente, una pereza vencida. La pereza es el pecado capital que se interpone permanentemente entre el deber y el hacer. Los demás se interponen mientras son cometidos o experimentados o mientras duran sus efectos, y se presentan más como temas que como insalvables muros. Sólo la pereza tiene que ser vencida del todo si queremos hacer algo. Es decir, si alguien tiene todos los vicios, incluido el de escribir frenéticamente, escribirá lo que sea, bien o mal, pero escribirá. El perezoso, si no se vence a sí mismo, tenga las virtudes que tenga, desperdiciará los dones. Puede ocurrir también que, si logra sobreponerse a sus hábitos, obtenga, a través de la tensión y la dificultad, una recompensa mayor. En cualquier caso, los indolentes no suelen ocultar su falta y recuerdan siempre Mt 25, 14-30. Samuel Johnson solía levantarse bien pasado el mediodía. Sus diarios está repletos de buenas intenciones: “levantarse a las ocho”; “levantarse a las ocho y, si es posible, antes”; “levantarse a las ocho y, luego, cada día más pronto”, etc, etc. Rara vez lo consiguió. Y estas líneas de 3 de abril de 1753, citadas por Boswell, son una oración sincera: “Señor, que hasta ahora me has ayudado, permitiéndome avanzar en esta tarea (se refiere a su Dicccionario, que le ocupaba y preocupaba mucho por entonces), que, cuando el último día tenga que dar cuenta del talento que se me entregó, pueda ser perdonado. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén”.

Etiquetas: , , ,

6 Comments:

Blogger Luis de Navascués said...

Los perezosos te agradecemos esta entrada.

12 mayo, 2012  
Blogger Juan Ignacio said...

¡"Fiu", qué bu-e-no!

13 mayo, 2012  
Blogger Carlos Hernández said...

«Omai convien che tu cosí ti spoltre»
disse ’l maestro;«ché, seggendo in piuma,
in fama non si vien, né sotto coltre;
sanza la qual chi sua vita consuma,
cotal vestigio in terra di sé lascia,
qual fummo in aere ed in acqua la schiuma.
E peró leva su: vinci l’ambascia
con l’animo che vince ogni battaglia,
se col suo grave corpo non s’accascia.»

15 mayo, 2012  
Blogger julio martínez mesanza said...

Gracias por vuestros comentarios, Juan Ignacio y Luis, y gracias, Carlos, por esos oportunísimos versos de la Commedia.

16 mayo, 2012  
Blogger Carlos Hernández said...

A mí me alegra que de vez en cuando te dejes ver en la sección de comentarios: demasiado comprendo lo que tiene de tediosa servidumbre el corresponder a un número suficiente de los mismos, sobre todo si uno anda escaso de tiempo y se ha establecido un orden de prioridades.

Respecto a la cita, he de decir que no he tenido que andar rebuscando: hace años que la tengo pegada en un lugar destacado de mi habitación-escritorio, pues tampoco soy inmune a la pereza. Dudo de su eficacia para conjurar el mal, pero, en cualquier caso, me parecen unos versos bellísimos.

16 mayo, 2012  
Blogger julio martínez mesanza said...

Son unos versos bellísimos, Carlos, y seguro que tienen su eficacia. En cuanto a responder a los comentarios, a mí me gusta hacerlo. Si no lo hago siempre es por falta de tiempo (como dices) o porque, en ese momento, no he encontrado la mejor respuesta.

16 mayo, 2012  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home