28 abril 2012

las noches perfectas

Releyendo lo que queda de Ennio, me di cuenta de que es mucho más de lo que creía, porque nos ha dejado todo el cielo, toda la noche y todas las estrellas; la inmensa bóveda de las limpias noches de verano, con toda su extrañeza y todas sus preguntas: “O magna templa caelitum commixta stellis splendidis!”; “...noctis iter”; “Lumine sic tremulo terra et caua caerula candent”; “...caeli ingentes fornices”; “Quae caua corpore caeruleo cortina receptat”; “Caelum suspexit stellis fulgentibus aptum”; “Vertitur interea caelum cum ingentibus signis”; “Hinc nox processit stellis ardentibus apta”; “Nox quando mediis signis praecincta uolabit”.

Etiquetas: ,

6 Comments:

Blogger Alfredo Rodríguez said...

Magnífico, amigo

29 abril, 2012  
Anonymous Auberon Quin said...

También nos dejó los gemidos de Troya en labios de Andrómaca y versos suficientes para forjar un Virgilio...
Gracias por rescatarlo.

30 abril, 2012  
Blogger julio martínez mesanza said...

Gracias por vuestros comentarios. La verdad es que siempre vuelvo a Ennio, pero esta vez me encontré con cosas en las que no había reparado. ¡Y qué razón tienes en lo de Virgilio, AQ!

01 mayo, 2012  
Anonymous gatoflauta said...

Yo tengo que disentir de AQ respecto a lo de "dejarnos versos suficientes para forjar un Virgilio". Y eso por dos razones. 1) Nosotros sólo conocemos a Ennio muy fragmentariamente; pero no fue así como Virgilio lo conoció. Su influencia sobre él, en la medida en que la hubiese, se ejerció en términos que no podemos no sólo conocer, sino ni siquiera imaginar. 2) Es obvio que sobre Virgilio actuaron otras influencias que fueron de grandísima importancia, particularmente las derivadas del neoterismo y, yendo a la fuente, de la propia poesía alejandrina. Pero también de la griega, y acaso otras que ignoramos, o conocemos mal. Sólo con la de Ennio, parece obvio que hubiera sido imposible "forjar un Virgilio". (Y eso sin contar con lo que el genio de Virgilio añadió de su propia cosecha, y que por tanto en ninguna medida debía a Ennio, ni a nadie). Está bien reivindicar a Ennio, pero no a costa de la verdad y de la lógica. Evidentemente (y por fortuna), las cosas fueron muchísimo más complicadas.

01 mayo, 2012  
Blogger julio martínez mesanza said...

Creo, Gatoflauta, que ni la afirmación de AQ ni la mía se pueden tomar en términos absolutos. Hay muchas más cosas detrás de Virgilio, como señalas correctamente, pero, sin ninguna duda, la poesía de Ennio tuvo mucho que ver en su formación y, en ese sentido, ayudó a que se forjara como poeta.

01 mayo, 2012  
Anonymous Acton said...

En Horacio (Sát. 1.5.9-10): "Iam nox inducere terris / umbras et caelo diffundere signa parabat".

05 mayo, 2012  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home