18 abril 2012

infierno 8

“Corda non pinse mai da sé saetta / che sì corresse via per l’aere snella, / com’io vidi una nave piccioletta / venir per l’acqua verso noi in quella” (13-16). La crítica ha puesto siempre en relación estos versos de Dante con estos otros de Virgilio: “fugit illa per undas / ocior et iaculo et uentos aequante sagitta” (Aen. X, 247-248). Pero, aparte de la comparación entre la velocidad de la nave y la de la flecha, las imágenes que contienen son de naturaleza muy distinta. Es muy probable que Dante tenga presente a Virgilio al concebir esos versos, pero imposible del todo que Dante deje de ser Dante en ningún momento. La flecha de Dante es una flecha vista; la de Virgilio, que también vería cómo vuelan las flechas, pertenece a la tradición literaria, que ha asignado siempre un prestigio excesivo al viento a la hora de expresar la velocidad. Dante prescinde del viento y su flecha vuela limpiamente, estableciendo con claridad la comparación, mientras que la velocidad de la nave de Virgilio se ve entorpecida por una doble duplicación: la de iaculo y sagitta (cuando, además, el dardo o la jabalina o el venablo no son tan rápidos) y la de sagitta y uentos (cuando, sólo si fueran huracanados, podrían emular la velocidad de una flecha). En el Paraíso, hay otras dos alusiones memorables a las flechas que dejan claro que la fuerza de la poesía de Dante tiene casi siempre su origen en lo vivido y rara vez en lo leído: “e sì come saetta che nel segno / percuote pria che sia la corda queta” (V, 91-92) y “ché saetta previsa vien più lenta” (XVII, 27).

Etiquetas: , , , ,

2 Comments:

Blogger Enrique García-Máiquez said...

Magistral la observación de que la tradición literaria ha asignado un prestigio excesivo al viento a la hora de expresar velocidad.

Y qué bien vistas las flechas de Dante.

Muchas gracias.

18 abril, 2012  
Blogger julio martínez mesanza said...

Gracias a ti, Enrique. Pese a las muchas referencias literarias que contiene, lo cierto es que la Commedia es, en su esencia, una obra de escasa intertextualidad. Todos los seres animados e inanimados que en ella aparecen y, sobre todo, el movimiento de las cosas y los movimientos del alma, nos hablan de una experiencia real (en el sentido de no literaria). Además, Dante nunca es perezoso y no resolverá jamás un verso, una imagen o una sentencia con una palabra, una comparación o una fórmula prestigiadas por la literatura, a no ser que él haya visto o pensado lo mismo.

18 abril, 2012  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home