20 marzo 2012

hoplitas

Hace unos diez años leí The Western Way of War: Infantry Battle in Classical Greece (1989), de Victor Davis Hanson (1953). Ninguna otra lectura os llevará al corazón del combate entre hoplitas como ésta. Profesor de clásicas y agricultor, Hanson ha dedicado buena parte de su vida académica al estudio de la guerra (sobre todo, en Grecia) y también a la influencia que la organización agrícola ha tenido en el desarrollo de las técnicas del combate en Occidente (p.e., en The Other Greeks: The Family Farm and the Agrarian Roots of Western Civilization, 1995). Hanson es de esos historiadores que nos hacen participar de su entusiasmo (conmigo, a decir verdad, lo tenía fácil) y vivir dentro del escenario que están describiendo. A mí me llevó a los veranos de Grecia, al choque entre las falanges, a la presión que ejercen unas filas sobre otras, y me hizo imaginar, entre otras muchas cosas, lo que debía sentirse llevando encima el peso del equipo completo del hoplita y la pobre visión y audición que permitía un casco corintio. El caso es que, después, he procurado leer cuanto he podido de todo lo que Hanson ha ido publicando acerca de Grecia y acerca de la guerra. Entre las notas que tomé de esas lecturas, ésta, perteneciente a The Other Greeks, que ilustra la visión que tiene de la Grecia arcaica (el subrayado es mío): “The original Greek polis is best understood as an exclusive and yet egalitarian community of farmers that was now to produce its own food, fight its own wars and make its own laws, a novel institution that was non parasitic on its countryside but instead protective of it. The history of the polis, then, should neither be seen primarily as linked to the rise of overseas trade and commerce, nor as a Malthusian race between population and food production, non ever as a war between the propertied and landless, much less a saga of the intellectual brilliance of the urban few. All of that is the Greece of the university and the lecture hall, not the Greece that concerns us today. Rather, the historical background of Greece, especially its democratic background, is best understood as the result of a widespread agrarianism among the rural folk who were the dynamos from which the juice o Hellenic civilization flowed”. Entre lo que aún no he leído de Hanson, figura A War Like No Other (2005), sobre la del Peloponeso, y, aunque la tentación es mucha, puede que tarde en hacerlo, porque tengo muy reciente una lectura de Donald Kagan (en paralelo con una relectura de Tucídides), y habrá que esperar a que espartanos y atenienses se tranquilicen un poco.

Etiquetas: , ,

4 Comments:

Blogger Adaldrida said...

Me ha hecho gracia eso de que contigo lo tenía fácil.

20 marzo, 2012  
Blogger julio martínez mesanza said...

Y a mí me ha gustado que te haya hecho gracia, Rocío.

20 marzo, 2012  
Anonymous Boscán said...

Ciertamente es una visión distinta de la que nos han enseñado en los libros y en los "lecture halls", pero me parece reveladora: una sociedad de pequeños granjeros y agricultores puede establecer las bases del gobierno democrático y del sentimiento de pertenencia. A lo mejor las sociedades de mercaderes no serían capaces de tanto: su ejército estaría compuesto de mercenarios, no de hoplitas apiñados en la defensa de lo que era suyo.

(Y una pregunta al margen: ¿se pueden ver algunos de esos versos tuyos tan poderosos y evocadores de jinetes y espadas y heridas como gotas del alambique donde han ido fermentando lecturas como éstas?)

21 marzo, 2012  
Blogger julio martínez mesanza said...

Algunos de mis versos, Boscán, vienen directamente de lecturas de este tipo. Más en "Europa" que después. En general, detrás de mis primeros poemas hay más historia que literatura. De todas formas, en los últimos veinte años, las alusiones han ido desapareciendo o escondiéndose; aunque, a veces, como en uno de mis poemas más recientes, sigan siendo muy claras.

22 marzo, 2012  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home