29 marzo 2012

élite y religión

En Society and the Holy in Late Antiquity (1982), Peter Brown sostiene que el modelo propuesto por David Hume para describir la evolución de los sentimientos religiosos en todas las sociedades, a saber, que las concepciones de la minoría ilustrada (monoteístas, en el caso de occidente) son sometidas a una presión cada vez más fuerte por parte de las creencias del vulgo (fragmentarias, con tendencia al politeísmo y a la idolatría), es el que ha prevalecido a partir del siglo XIX en la tradición de la investigación liberal (anglicana y católica) de la historia eclesiástica de la Antigüedad tardía y de la Edad Media. Para Hume, la composición de ese vulgo estaba muy clara: “¿Cuál es la edad o el período de la vida más favorables para la superstición? El más débil y el más tímido. ¿Y el sexo? Habría que dar la misma respuesta”; y, citando a Estrabón, dice que “detrás de toda suerte de superstición están las mujeres: son ellas las que incitan a los hombres a la devoción, a las súplicas y a la observancia de las fiestas religiosas” (The Natural History of Religion, 1757). Antes, Brown ha dicho que esa falta de simpatía por los procesos mentales del vulgo fue compartida por pensadores “mucho mejor preparados que Hume para aceptar los dogmas heredados del pasado”, y, como ejemplo, cita estas líneas de John Henry Newman: “La religión de la multitud es siempre vulgar y sin norma; siempre estará teñida de fanatismo y de superstición, mientras los hombres sigan siendo hombres. Una religión del pueblo será siempre una religión corrompida.” (Difficulties of Anglicans, II, 1891). En todo esto, digo yo, hay mucho dieciocho y mucho diecinueve. No en Brown, que se limita a señalar las tendencias de los investigadores, sino en las citas de Hume y del cardenal Newman.

Etiquetas:

2 Comments:

Anonymous Auberon Quin said...

Mira cómo intenta resolverlo GKC en el capítulo V de la segunda parte del Hombre eterno: http://www.cse.dmu.ac.uk/~mward/gkc/books/everlasting_man.html#conclusion
La tendencia politeísta/mítica/imaginativa se conjuga con la tendencia monoteísta/filosófica/racional en el "mito verdadero" de la encarnación.
Pero GKC, heredero del XVIII y del XIX, es un especímen raro que busca superar los contrarios no mediante un choque, sino por una armonía dalógica -a mi me parece que casi siempre lo consigue-.
Gracias por tu blog.

12 abril, 2012  
Blogger julio martínez mesanza said...

Gracias, Auberon. No había llegado nunca a estas páginas y son imprescindibles.

13 abril, 2012  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home