17 febrero 2012

santa oria 10cd

los días son non grandes, anochezrá privado,
escrivir en tiniebra es un mester pesado.

¿Tópico de la retórica medieval? ¿Alusión simbólica a la vejez del poeta? ¿Nota realista sin más? Más allá de las polémicas a que han dado lugar, me quedo con el extraordinario poder de evocación de estos versos. Aunque aún es de día, el sol se ha ocultado porque hay una montañita a poniente de Suso; el bosque, la oscuridad callada y el intenso frío, porque los días son non grandes. Y venit nox, quando nemo potest operari (Juan 9:4). Hay un doble cansancio cuando se escribe en tinieblas: el de los ojos, que se ven engañados por las oscilaciones de la llama, y el que se arrastra del día, que hace más difícil el hallazgo de la rima justa. Y cada uno de esos cansancios acrecienta el otro.

Etiquetas: ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home