29 agosto 2011

estrellas

Cuando la luz lo permite, me gusta tratar de descubrir, por su forma y situación, sobre qué isla de las Cícladas estamos volando y cuál es esa otra que aparece a lo lejos y cuál la que está más allá de esa otra. No conozco todos los motivos que me han llevado de nuevo al estudio de las cosas griegas; aunque, desde luego, las Cícladas son uno de ellos: las Cícladas vistas desde la ventanilla de un avión. Hace unos años, Columela me regaló unas flores; es decir, unas estrellas de la tierra. Después de mucho y mucho caminar durante los últimos meses y de haber transitado (siendo muy optimista) sólo una milmillonésima parte de los caminos de Grecia, Píndaro me ha regalado hoy una isla; es decir, una estrella en el mar.

Etiquetas: , , , , ,