01 febrero 2011

infierno 4

“… sospiri / che l’ aura etterna facevan tremare” (28-29). Boccaccio, en su Comento, dice que “aura es un suave movimiento de aire”. Por esta razón, no cree que “el texto quiera decir aura, porque en el infierno no hay ninguna suavidad”, siendo los movimientos que allí se producen “impetuosos” y “desagradables”. “Así, pues”, continúa Boccaccio, “creo que quiere decir 'aire eterno' (aere eterno)”. "Aura" resonaba con prestigio en los oídos de Dante (el miglior fabbro había escrito: “Ieu sui Arnaut qu’amas l’aura”, y también “aura amara”). Además, estamos en el limbo (ese “paréntesis de nobleza dentro del infierno”, que dijo Momigliano). Estas sombras sin bautismo y sin esperanza que, sin embargo, no han pecado gravemente, ¿no merecerían el mínimo consuelo de esa aura, de ese suave movimiento de aire?

Etiquetas: , , , , , , ,