22 enero 2011

lo que sí y lo que nunca

En 1946, cuando Paul Johnson tenía sólo diecisiete años, le preguntó a Churchill, que ya pasaba de los setenta: “Señor, ¿a qué atribuye su éxito en la vida?” Sin dudarlo un momento, Churchill respondió: “Conservación de energía. Nunca estés de pie si puedes estar sentado y nunca estés sentado si puedes estar recostado” (Paul Johnson, Churchill, 2009). Bastantes años antes, Theodore Roosevelt había dicho: “Ese joven Churchill no es un caballero. No se pone de pie cuando una dama entra en la habitación”. “Esto puede ser verdad”, dice Johnson, y añade: “Cuando Churchill estaba cómodamente arrellanado en un sillón, se resistía a levantarse; parte de su principio de conservación de la energía”.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Retablo de la Vida Antigua said...

Y al parecer Churchill siempre dormia un rato de siesta. Después era capaz de trabajar sin descanso. Dicen que adquirió este hábito durante sus estancia en Cuba, hacia el 98, como corresponsal. También solía leer informes y resolver asuntos de estado acostado, antes de levantarse.

Saludos.

PS: y no tenía noticia de este libro de Paul Johnson, del que tanto he aprendido.

23 enero, 2011  
Blogger julio martínez mesanza said...

Creo que es su libro más reciente.

24 enero, 2011  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home