10 diciembre 2010

una respuesta

Escribo poemas porque, muy de vez en cuando, unas ideas, unas imágenes y un ritmo específico deciden presentárseme juntos, lo que me provoca cierto estado de ansiedad, durante el cual me obligo a dar una forma más o menos acabada a la inexplicable unión de esas ideas, esas imágenes y ese ritmo, aprovechando la exaltación que dicha ansiedad proporciona y esperando a la vez liberarme de ella.

Etiquetas:

11 Comments:

Blogger Hiparco said...

sublime juego de conciencia e inconsciencia, y el deleite en su alumbramiento.

10 diciembre, 2010  
Blogger Blimunda said...

Qué nitidez, qué exactitud...

10 diciembre, 2010  
Blogger Antonio Serrano Cueto said...

Suscribo ese estado latente. Un abrazo.

10 diciembre, 2010  
Blogger Juan Ignacio said...

¡Que "psi"!

10 diciembre, 2010  
Blogger tosigo ardento said...

Hombre, querido Julio, qué alegría...
Muy interesante lo que dices. Precisamente me he acordado de un librero de Zaragoza que me dijo una vez que él no leía poesía porque le provocaba ansiedad. Fíjate tú, lo que son las cosas. A ti te la quita y a él se la provoca.
Abrazos, amigo

10 diciembre, 2010  
Anonymous Diego Clemén said...

Exacto.

10 diciembre, 2010  
Blogger Fon said...

;-)

11 diciembre, 2010  
Anonymous Boscán said...

Meridiano y sincero. Pero, entonces, esos tres elementos "vienen" a ti, y tú los trabajas luego para conjurarlos. Lo que hace que sea la poesía quien marca el ritmo de tu poesía; en otras palabras: que reacciones a una confluencia de elementos sobre cuya aparición tú no decides. La inspiración, por tanto, no se busca; se encuentra.

12 diciembre, 2010  
Blogger Christi said...

A mí me pasa algo parecido, pero soy incapaz de plasmar nada con palabras y no creo que sea porque no conozo las posibilidades expresivas o los recursos del lenguaje... Creo que solo podría conseguir reflejar esos sentimientos con imágenes, creo, pero estoy todavía en proceso de búsqueda (que puede ser indefinida)

17 diciembre, 2010  
Blogger ana said...

Estoy descubriéndo su poesía. Me asalta de entrada la música, las imágenes se agarran al ritmo. Al fondo, y lejana, respira alguna inmarcesible Rosa...
Me alegro de encontrar este blog,
saludos

19 diciembre, 2010  
Anonymous Anónimo said...

Estupenda terapia.

26 enero, 2011  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home