08 octubre 2009

juan 5:4

En Bethesda, junto a la piscina probática, intentando imaginar cómo sería aquel espacio con sus cinco pórticos intactos y calculando la profundidad de aquellas aguas que, de vez en cuando, se agitaban. El versículo no figura en los manuscritos griegos más antiguos. No figura tampoco en la Vulgata, pero sí en otras versiones también muy antiguas (p.e., en su comentario a Juan, lo cita san Juan Crisóstomo). Algunas traducciones modernas lo recogen y otras no. Los enfermos, los ciegos, los paralíticos están pendientes de que se produzca la más mínima agitación en la superficie. Es el momento de lanzarse rápidamente a la piscina, porque el primero que lo hace se cura por completo de todas sus dolencias. ¿Qué aclara este 5:4, que a veces está y a veces no está? Algo que sabían los contemporáneos del milagro que allí se narra, pero que podía resultar ya un misterio para las generaciones futuras; a saber, que era un ángel del Señor el que agitaba las aguas.

Etiquetas: , ,

6 Comments:

Blogger Ángel Ruiz said...

Yo hice hace tiempo una reseña de un libro de G. Agosti sobre Nono de Panópolis, casi el último autor épico importante de la literatura griega: era sobre el capítulo 5 de su Paráfrasis en hexámetros del Evangelio de san Juan.
Te copio los primeros versos de la traducción que hace Agosti:
Gesù saliva là dove il Tempio prossimo al cielo / lampeggiava dalle colonne la luce versicolore delle pietre. / Era laggiù, costruita con arte, nel Pecorile dalla buona acqua, / sotto i cinque ampi portici di una costruzione, / cinta dall' alta fascia di pietre ben lavorate, / una amplissima vasca, dove l'uomo colpito dal male, / vedendo l'acqua danzare con balzi spontanei, / alorquando lavava il corpo nell' ondoso lavacro / scrollava da sé la machia bruciante del male che guariva, / vedendo che quell' acqua lenitrice era meglio di un medico (versos 1-10).

08 octubre, 2009  
Blogger julio martínez mesanza said...

Gracias, Ángel. He estado cinco días sin internet y no he podido publicar antes tu comentario. No sé cómo sonará el original griego, pero la traducción italiana hace que revivan esa agua y esos pórticos.

13 octubre, 2009  
Anonymous Anónimo said...

He descubierto casualmente la existencia de este blog, buscando a través de Google alguna información referente a su biografía literaria. Estoy a punto de terminar de leer "Soy en mayo", editado por Renacimiento. No he visitado aún ninguna entrada del blog, al que pienso visitar a partir de hoy con frecuencia. En unos pocos días, he leído "Suite francesa", de Irène Namirovski; "El hombre que plantaba árboles", de Jean Giono, y ahora su libro. He disfrutado con la belleza literaria de cada uno de ellos, pero "Soy en mayo" me ha entusiasmado especialmente; quizá no experimentaba una sensación similar en poesía desde que leí "Diario de una resurrección" o "Sombra del Paraíso". Poemas como "Preferencias", "Horcas caudinas", "Rusia", "Exaltación del rito",..., su poesía en general, me parecen de una hondura y precisión ejemplares. Le envío un cordial saludo. José Luis.

15 octubre, 2009  
Blogger julio martínez mesanza said...

Muchísimas gracias, José Luis. Bienvenido.

16 octubre, 2009  
Blogger Antonio Azuaga said...

Ese versículo, que “a veces está y a veces no está”, marca una frontera entre el hombre antiguo, el que no sabe de Cristo, y el posterior a éste. Porque aquél es todavía un ser precario, desarmado, que aguarda pacientemente la intervención de un prodigio externo para sanarse, para salvarse: el Ángel provoca la ocasión y él la aprovecha, o la pierde. El otro, el paralítico, es ya el hombre nuevo. Primero se le hace la pregunta: “¿Quieres curarte?” Y cuando él alega la imposibilidad resignada de su estado, recibe la instrucción fundamental, la que marca la linde entre lo viejo y lo nuevo: “…toma tu camilla y anda.” Eso es el triunfo de la voluntad y de la fe sobre la determinación del mundo: nada puede sanarnos, sino nosotros mismos.

Para mí, eso es la mayoría de edad del hombre y no lo que mucho después decía Kant.

Como siempre, Julio, interesante entrada.

18 octubre, 2009  
Blogger julio martínez mesanza said...

Gracias, Antonio.

19 octubre, 2009  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home