25 marzo 2009

inque meum semper stent tua regna caput

Los amantes viven sin sentido. El amor es un vicio y, como vicio, no ama a quien puede librarle de su enfermedad. Aunque ella, si alguna vez estuvo enferma, ya se ha curado. Él, no. ¿Qué es ella para él? Su casa, la poderosa hermosura y las palabras que mienten. ¿Y él para ella? Creo que ni él mismo lo sabe. Ella ha nacido sólo para que él se duela y pase las noches en blanco. ¿Por qué la quiere sin adornos? ¿Por qué dice que la pura forma se basta a sí misma? Seguramente, no porque así la vea más hermosa, sino para que otros hombres no se fijen en ella. Pero resulta un empeño imposible: quien la ve, sólo con verla, peca; para no desearla, tendrían que estar ciegos. Recela hasta de lo que nada es, hasta de su misma sombra. Los celos son insoportables. Es capaz de irrumpir en casa de ella al alba y de buscar señales en el lecho para ver si no ha dormido sola. El amor tiene efectos (metafísicamente) devastadores: el amante ve en sí mismo la nada. Siente la imposibilidad de amar a otra, y de necesidad hace virtud: cuando se convence de que ella ya no le hace caso, obstinado, se propone servir a un largo amor; vivo, será de ella; muerto, lo seguirá siendo. Su fe última será la misma que su fe primera. Ésa será su gloria. La seguirá amando, incluso cuando, muerto ya, sus huesos ardan en la pira funeraria. A veces, cree sentirse libre o, al menos, con ánimo para buscar el olvido a través del estudio o poniendo entre él y ella el tiempo y la distancia, el paso de los años y el inmenso espacio de los mares. O le dice a ella, diciéndoselo a sí mismo, que no era tan hermosa, que fue él quien, con sus versos, le dio la hermosura. O se complace imaginándosela vieja, con los senos caídos y con las arrugas desfigurándole el rostro. Pero es otro empeño imposible. Los reinos de Cintia estarán siempre sobre su cabeza.

Etiquetas: , ,

10 Comments:

Blogger Adaldrida said...

Otra forma de hacer poesía...

25 marzo, 2009  
Blogger Juan Manuel Macías said...

Creo que es el gran meollo de la poesía desde que lo descubriera Safo para occidente, como decía Fernández Galiano. El amor como "enfermedad" (pasión) irresistible, pero también (y creo que sobre todo) como voluntad y perseverancia. Al fin y al cabo, "amante" es un nombre de agente y el poeta nunca escribe por ser amado sino por ser amante. Me vienen ahora estos versos de G. Diego: "se funda el mar y la tierra/también el querer se funda".

Y qué verdad lo de "los efectos (metafísicamente) devastadores" del amor. Es un texto precioso, Julio. Gracias

26 marzo, 2009  
Blogger AnaCó said...

Qué bonito texto, Julio. Me uno al agradecimiento de Juan Manuel.

26 marzo, 2009  
Anonymous Gabriel Lobo said...

Aegritudo amoris / fidus ero

26 marzo, 2009  
Blogger Olga B. said...

Qué difícil escribir directamente sobre el amor. Aun cuando las palabras sean hermosas, casi siempre les falta algo,"como cuando se abre una flor y revela el corazón que no tiene".
Pero el texto tiene alma.

26 marzo, 2009  
Blogger Hiparco said...

El tiempo es lo que parece dar sentido al amor, que ni el desdén puede destruir; el tiempo en el que surgió, el tiempo en el que se debatió y el tiempo de la ausencia, que también lo enardece. Cuando ese amor perdura, y la visión de la amada duele aún (por su belleza) pero no daña igual. "no, no es el amor el que muere, sino nosotros mismos" (L. Cernuda)

27 marzo, 2009  
Blogger Antonio Azuaga said...

Seguro que Propercio asentiría. Seguro que te habría comentado. Vete tú a saber si no lo estará haciendo ahora con Cintia, si no le estará diciendo: “¿Te das cuenta?, así era. Yo quería tu vestido primero, ése que no podía guardar sospecha porque todo empezaba entonces…”

Bella entrada, como siempre. Y riguroso análisis. Diría “psicoanálisis” si no me pareciera una vulgaridad. Ese “se propone servir a un largo amor” podría ser una sublimación en cualquier hombre; en un poeta es un proyecto literario. ¡Y nadie piense que un proyecto así no duele!

Un abrazo.

27 marzo, 2009  
Blogger julio martínez mesanza said...

Gracias a todos. Yo he puesto muy poco en esta entrada (algunas preguntas y unas cuantas transiciones).

28 marzo, 2009  
Anonymous Emilio Quintana said...

El amor nunca me ha parecido un tema relevante para la poesía. Pero hay excepciones.

27 abril, 2009  
Blogger Mª Angélica de Diego Dawson said...

No tiene por qué tratarse de un hombre y una mujer amándose.
Yo no tengo pareja y el amor que siento por la vida es exactamente el mismo.
Nosotros estamos hechos de amor y la vida es lo que lo configura.

Ella, es la vida; y eso es lo que ella significa para él, vida. Él es el amor, y es lo que significa para ella, amor.

Una inseparable pareja de amantes perfecta.

02 julio, 2010  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home