05 marzo 2009

infierno 2

Cuando Dante sabe, porque así se lo dice Virgilio, que hay tres donne benedette en el cielo (la Madre de Dios, santa Lucía y Beatriz) que se preocupan por él, que cuidan de él, recupera el coraje, el ardire, que le había abandonado. ¿Cómo nos explica este reencuentro con el valor, que es también un reencuentro con la esperanza? Con una imagen física y moral. Con una imagen que, en cada dato físico, manifiesta un dato moral. Recobra su cansada fuerza como esas flores que, inclinadas, replegadas sobre sí mismas, cerradas a causa del nocturno hielo, se alzan, se enderezan sobre su tallo y se abren por completo cuando el sol las ilumina: “Quali fioretti dal notturno gelo / chinati e chiusi, poi che ‘l sol li ‘mbianca / si drizzan tutti aperti in loro stelo, / tal mi fec’ io di mia virtude stanca” (127-130). Boccaccio, en sus Esposizioni sopra la Comedia, dice que las flores, cuando desaparece el sol, "si richiudono (se pliegan sobre sí mismas) per tema del freddo (por temor al frío)"; es decir, no es el hielo quien las pliega y cierra, sino el temor al hielo. Se trata de una reacción, de una actitud defensiva, no del efecto físico de ese hielo. Leemos que esas flores son plegadas y cerradas por el hielo (dal gelo), pero es el temor a la empresa, no la empresa que no ha iniciado todavía, lo que hace que Dante esté chinato y chiuso, inclinado, replegado y cerrado sobre sí mismo, como si fuera un cobarde, con esa actitud propia de quien desconfía. ¿Cuándo desaparecen la desconfianza y la cobardía? ¿Cuándo se alzan sobre su tallo, erguidas, valerosas, esas flores? Cuando el sol las imbianca: literalmente, cuando el sol las blanquea. Pero, aquí, habría que leer un blanco más cercano a su origen ("blanch", del antiguo altoalemán), un blanco que es el nombre de lo que refulge y deslumbra y el adjetivo que conviene al sol y al día, a todo lo que proclama la luz y la vida (así, el “blanco día” quevediano).

Etiquetas: , , , , , , ,

6 Comments:

Blogger Olga B. said...

Madre mía, qué maravilla.

05 marzo, 2009  
Blogger Hiparco said...

¡O noche amable más que la alborada! (J. Cruz) cuando la noche no es helada, sino "noche escura del alma" es comparable y superior a la albura o albor, blancura perfecta del día. En ese caso la albada se convierte en la separación de los amantes tras la noche."porque conozco el día que me espera/ y no por el placer" (G. Biedma). V. Aleixandre en "Criaturas en la aurora" comienza así: "Vosotros conocisteis la generosa luz de la inocencia". Se refería al paraíso perdido de los poetas a través de la metáfora de las criaturas y seres naturales, entre ellos las flores también mencionadas en el poema. Entonces la aurora ya no es la separación de los amantes:
"Lejos están las inmarchitas horas matinales,/imagen feliz de la aurora impaciente,/tierno nacimiento de la dicha en los labios,/en los seres vivísimos que yo amé en vuestras márgenes./El placer no tomaba el temeroso nombre de placer,/ni el turbio espesor de los bosques hendidos,/
sino la embriagadora nitidez de las cañadas abiertas/donde la luz se desliza con sencillez de pájaro."

05 marzo, 2009  
Blogger AnaCó said...

Gracias por entresacar las imágenes y por la explicación. Siempre salgo con algo valioso de tu blog. ¡Saludos!

06 marzo, 2009  
Blogger AFD said...

Gracias.

06 marzo, 2009  
Anonymous Juan Eugenio said...

Y de ahí el "aparve a me vestita di colore bianchissimo", de la Vida Nueva.

09 marzo, 2009  
Blogger julio martínez mesanza said...

Gracias por vuestros comentarios y por acompañarme en este largo viaje.

10 marzo, 2009  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home