09 septiembre 2008

tell

¿Hasta dónde eres capaz de llegar? Si excavas un poco, encontrarás hábitos muy parecidos a los tuyos. Los cimientos de una torre. Esa forma de construir equivocada. Si pasas al siguiente estrato, quizá encuentres restos de la barbarie. Esos ladrillos quemados indican claramente que la ciudad sufrió. ¿Hasta dónde eres capaz de llegar sin destruirlo todo? ¿Prefieres saber o contemplar esta forma casual, hecha de inconsciencia y constancia? Es un trabajo delicado y minucioso. Mira, si excavas un poco más, todo son cántaros rotos en millones de pedazos. ¿Sigues? Más abajo, los restos de una muralla. No es sólo el miedo. Quien hace cosas así es porque piensa que todo irá bien. ¿Y más abajo? Innumerables tumbas, cada una con su pequeña muralla. Al principio, fue una necrópolis. ¿Y más abajo? No hay más abajo.

Etiquetas:

5 Comments:

Blogger samsa777 said...

Por alguna razón que no sabría bien explicar, me recuerda a "La Muralla China" de Kafka... el reverso del todo al unísono que descansa al fondo del sótano de "El Aleph"...

Es el mejor texto en prosa que he leído en meses, y eso que tú mismo habías ya puesto el listón alto.

Besos

09 septiembre, 2008  
Blogger samsa777 said...

Posdata (en la que intentaré ser más objetivo y todo lo específico y claro que pueda):

Desde hace meses, intento redactar un texto que explique el mecanismo narrativo de Kafka en el mismo sentido que tú lo has hecho con tu entrada de hoy. Así, contra la forma de obrar de muchos literatos que fabrican constructos artificiosos para rodear o ejemplificar la supuesta verdad de sus textos, Kafka es de los poquísimos autores que asumen la nada como base absoluta de su escritura. Podemos intentar explicar sus obras observando un par de tabiques, pero la esencia de sus textos es la nada, el vacío. Y esto parte sin duda de su sentimiento de vergüenza y culpa ante todo hecho humano. Los artificios de otros persiguen el mecanismo y (en no pocas ocasiones) un cierto lucimiento; Kafka habla del último sustrato y todo lo demás le es superfluo.

Creo que tampoco he sido muy claro ahora... ¡llevo meses con ello! ¡ya llegará!

Más besos

09 septiembre, 2008  
Blogger Dal said...

Qué bueno. Ahora, esto sólo pasa en lugares con pasado, no tanto en América et al. Por eso a Borges le gustaba tanto Europa, y admiraba mucho una frase de su hermana Norah:

"Europa, donde los arados chocan con el mármol"

10 septiembre, 2008  
Anonymous tlön said...

¿Se trata de una alusión al experimento del CERN?

10 septiembre, 2008  
Blogger Mery said...

Leyéndote, sólo el título "tell" me ha recordado mi época universitaria, donde a los yacimientos se les llamaba así :"tel-el amarna", por poner un ejemplo.

Luego ya he visto que la excavación va adentrándose en el alma humana. Cada uno se quedará en el estrato que considere conveniente, o sea capaz de soportar.
Un saludo

22 septiembre, 2008  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home