14 mayo 2008

spengler

La Decadencia de Occidente era para su autor un libro de metafísica, no de historia. Para mí es, más bien, una obra literaria, o, al menos, así es como permanece en mi recuerdo después de casi tres décadas. En sus páginas, el poeta que quiso ser Spengler encuentra el tema y el tono adecuados a su carácter. Creo que todo su contenido teórico e ideológico es perfectamente desechable, su organicismo, su historicismo, su fondo nacionalista, sus profecías; en cambio, no lo son sus innumerables pasajes de espléndida literatura, sus metáforas, su pasión, la forma que tiene de presentar ideas que, expuestas de otro modo, no nos dirían nada. A Spengler le aburría muchísimo escribir, quizá por eso escribía muy bien. Ese rechazo de la escritura aparece a menudo en las notas autobiográficas redactadas entre 1911 y 1919 (Eis heauton). Alumno desordenado que iba a clase y no escuchaba; lector caótico, mentiroso confeso, se inventó desde niño una geografía y una historia para su uso privado. Dibujaba mapas de reinos imaginarios y escribía las crónicas de esos reinos. Hay algo de romanticismo solipsista en todo ello, de yo autosuficiente y obsesivo. Y esa obsesión, que considera real la fantasía interior, es la que, más o menos articulada, desemboca en La Decadencia de Occidente, que, al cabo, es eso, una obra de la imaginación y no un tratado histórico o filosófico. En línea también con el romanticismo, Spengler se consideraba un gran hombre, un genio; aunque también era capaz de juzgarse con mucha dureza, sobre todo cuando se refería a su timidez enfermiza, a su incapacidad para amar, a su tendencia a la mentira. En esas notas autobiográficas, encontramos de todo; por ejemplo, recuerdos de infancia: “Cuando lloraba de niño por la noche, escondido para que nadie se diese cuenta, y, al final, no tenía ya fuerzas para seguir llorando, había una palabra que me repetía siempre, porque sonaba como un último sollozo: Morgenröte, aurora. Entonces me parecía sorprendente, pero ahora comprendo su sentido. La luz clara y fría de una mañana de la que no se puede gozar. En la noche, al menos, se puede soñar”. Y reflexiones ideológicas: “Infierno. Quien no puede creer y, sin embargo, lo desea ardientemente, quien conoce las miserias a las que llega el racionalismo y, sin embargo, no se libera de ellas, ése sabe también qué es el infierno: estar conscientemente exiliado en la incredulidad”. Crítica del modernismo: “Por eso, todos estos muebles, jarrones y fachadas me resultan tan insoportables. En todo objeto diseñado habla la vanidad de un cretino que quiere afirmarse y aparentar.” Y crítica literaria: “No entiendo cómo Baudelaire se dejó engañar por Poe”. Yo tampoco.

Etiquetas: , , , , ,

5 Comments:

Blogger Jesús Beades said...

Me encanta el modernismo. Aunque tiene un fallo: parece una visión encantada de la estética arquitectónica, como en los paisajes de Michael Ende (los que imaginamos cuando leemos La historia interminable, o Momo), pero frío, congelado, invariable, con poca luz. Modernismo (arquitectónico y decorativo): intento fallido de escapar a una época aún más fría, racionalista y angular, en medio de tanto desconcierto.

14 mayo, 2008  
Anonymous Anónimo said...

qué diferencia hay entre la estética modernista y el art nouveau??este último, que es Gaudí por ejemplo, me encanta, no me parece nada frío, con todas sus curvas y colores.cuál es el estilo modernista?? me ponéis un ejemplo que pueda reconocer??

14 mayo, 2008  
Anonymous acton said...

"Jugendstil", "Modernismo", "Art nouveau", "Liberty", etc... Son distintos nombres para estilos muy parecidos. También "Secesión", aunque éste con reparos.

14 mayo, 2008  
Anonymous Auberon Quin said...

¿No es, en el fondo, toda poesía -también la de Spengler y la Modernista- una forma, más o menos lograda, de metafísica?

19 mayo, 2008  
Blogger AntonioMarco Mora Hervas said...

Parece cuanto menos sorprendente que un aspirante a poeta como Spengler adivinase tantas cosas sobre nuestra época. Véase mi blog: www.lavenganzadespengler.blogspot.com

06 octubre, 2008  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home