09 mayo 2008

sin y con

Sin el mundo, ¿quién podría percibir el alma? Con el mundo, ¡qué intensamente se percibe el alma!

Etiquetas:

16 Comments:

Blogger Ombusía said...

La primera impresión es la de un texto hedonista, epicúreo, panteísta... En cuanto a la expresión, tan sencilla como un enigma... Precioso. Gracias.

09 mayo, 2008  
Blogger Rocío Arana said...

Ay.

09 mayo, 2008  
Blogger Antonio Serrano Cueto said...

Pero hay almas que aspiran a otros mundos desde esta prisión...

09 mayo, 2008  
Anonymous julio said...

Gracias, Ombusia. Puede que esa intensa percepción no sea precisamente placentera (o que proporcione, sí, un raro placer, pero no en el sentido epicúreo).

09 mayo, 2008  
Anonymous julio said...

¿Un "ay" de dolor, Rocío?

09 mayo, 2008  
Blogger Jesús Beades said...

En el no y en el nunca y en el no sido, como repetía, obsesivo, Cirlot. Pero se percibe.

09 mayo, 2008  
Anonymous julio said...

Sí, Antonio, pero el reto de este mundo las pone a prueba.

09 mayo, 2008  
Anonymous Anónimo said...

polemica dentro el si enterior y el no exterior , !que mundo !

09 mayo, 2008  
Blogger César R. Lino A. said...

Simple, sencillo, pero muy singular. Chauuuuu

09 mayo, 2008  
Blogger Ombusía said...

Comprendo. Me he precipitado. De todas formas, veo una sensualidad en ese alma a flor de piel...no sé..., aunque no tenga que ser precisamente placentera (en el sentido convencional del término). Desde luego, la prueba de fuego para el alma está en la fricción con lo real (con el mundo), en ese punto de inflexión que es la consciencia o, en otros términos, la melancolía.

No sé si me he ido por las ramas.

09 mayo, 2008  
Blogger Miguel Ibáñez said...

Has dado en el clavo, y has acertado a expresar con pocas palabras una cuestión importante que no sé si tenías en mente (me imagino que sí): la del valor de los sacramentos, ni más ni menos.
¿Podemos percibir a Dios de forma sensible? ¿Existe alguna forma en este mundo de "representar" lo espiritual, y por lo tanto de conocerlo, aunque sea imperfectamente?
Lo que tú expresas de forma admirablemente sintética me parece muy católico: la Iglesia Católica parte de lo sensible y lo intramundano para ascender desde ello hacia otra realidad; para completarlo. Los siete sacramentos son la expresión más firme de ese afán del catolicismo por "encarnarse", por partir de los pasos que damos en nuestra vida terrena -nacimiento, matrimonio...- para encaminarlos hacia lo espiritual. Que es como decir: "Dios está cerca de vosotros, cada vez que avanzáis en este mundo".
El protestantismo en cambio -el histórico, no el evangélico- parte de la realidad misteriosa, inalcanzable, del Deus Absconditus, que sólo podemos llegar a conocer en la cruz de Cristo.
Por eso desde el catolicismo se le reprocha al protestantismo su ateísmo "de facto", y su rechazo histérico -aunque en principio pueda parecer lo contrario- de las cosas de este mundo. Desde el campo contrario se acusa al catolicismo de paganismo y de santificar lo que no es santo: las realidades terrenas del itinerario vital, de la religiosidad popular o del arte religioso, por ejemplo; todo lo que es sensible y "mundano".
Confieso que como protestante pertenezco a la parte débil en ese debate; y que tú has expresado de todas formas algo que puedo suscribir sin ningún problema: la imbricación íntima, la relación de amor indestructible entre el mundo y Dios.
Mis felicitaciones y mi envidia más insana.

09 mayo, 2008  
Anonymous julio said...

¡Y tanto que se percibe, Jesús! Hasta las lágrimas a veces.

12 mayo, 2008  
Anonymous julio said...

Gracias por tu visita, César.

12 mayo, 2008  
Anonymous julio said...

Polémica en el sentido de combate, Anónimo.

12 mayo, 2008  
Anonymous julio said...

Y la conciencia, Ombusia.

12 mayo, 2008  
Anonymous julio said...

Te confieso, Miguel, que no había pensado en ello al escribirlo, pero sí subyace en el texto buena parte de lo que dices. Creo que ese punto de partida no es privativo de la Iglesia Católica, es el del cristianismo en general. El catolicismo, eso sí, ha perseverado en esa línea; también, hasta cierto punto, la ortodoxia. Tu comentario es todo un lujo y me anima a volver sobre un tema que siempre me ha interesado y que tú has centrado muy bien.

12 mayo, 2008  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home