01 abril 2008

luz

San Basilio, que amaba y conocía muy bien la literatura griega, sólo la recomienda a sus discípulos como una preparación para entender verdades más altas, para acostumbrar la mirada a una luz tan viva, que puede deslumbrar, “como nos acostumbramos a contemplar el sol viendo su reflejo en el agua.” (Discurso a los jóvenes). Mil seiscientos años después, von Balthasar sigue viendo en ella ese reflejo, que es el reflejo de la gloria, pero ve también algo más, un testimonio de la relación entre Dios y los hombres: “Para entender la belleza en Homero no se debe partir de lo externo del oro y demás alhajas fulgurantes, así como tampoco de sus conceptos abstractos de lo que brilla a la luz del sol, es decir, de lo aparente; ambas cosas radican en la relación mucho más esencial entre Dios (que es ciertamente brillo y luz en sí mismo) y el hombre, que, elevado en la gratificante luz divina, resulta visible para sí mismo y para los demás, en su propio valor, en su altura y dignidad: luz de la oscuridad, vida en la muerte...” (Gloria. Edad Antigua).

Etiquetas: , , , ,

4 Comments:

Anonymous Antonio Azuaga said...

Sin duda, San Basilio, que milita en la Patrística propedéutica, tampoco puede escapar a la seducción de Platón. No en vano, lo de “Platón cristiano” se le ha asignado a él lo mismo que a San Agustín. Por supuesto, no pretendo desmerecer a ninguno de ellos, pero sí que corrobora lo que éste, y otros muchos, consideraron “vía alternativa y gentil” para la llegada de la “Luz” al hombre. La “República”, por ejemplo, contiene, como sabes, textos de esta familiar cercanía: “Lo que vería más fácilmente serían, ante todo, las sombras (…) y demás cosas reflejadas en la superficie de las aguas…” (Libro VII). Y lo evidente, como bien dices, es la forma en que cuaja esa “propedéutica”, una vez “iluminada” al cabo de los siglos, en las palabras que recoges de Von Baltasar.

01 abril, 2008  
Blogger José María JURADO said...

¿Esta Gloria es la misma Gloria que la de los poemas?
Un saludo.

03 abril, 2008  
Anonymous julio said...

Pocos Padres de la Iglesia escapan a esa seducción, Antonio. Cuando los leo, incluso yo me siento seducido.

03 abril, 2008  
Anonymous julio said...

Sí y no, José María. El concepto de von Balthasar es, en cierto sentido, más amplio y, desde luego, mucho más profundo.

03 abril, 2008  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home