14 abril 2008

ella

El rapto de la hija. La madre inconsolable que recorre la tierra en su búsqueda, sin encontrarla, porque la hija está en los infiernos. La madre que envejece de dolor y, con ella, el mundo, avasallado por un interminable invierno. La madre que se oculta tras la apariencia de una anciana y, aun con ese aspecto, sigue siendo la más hermosa, porque es ella, sí, pero, sobre todo, una madre que sufre. Y ella, que manifiesta de repente lo que también es. Su deslumbrante epifanía. Esos cabellos rubios sueltos sobre sus hombros y la juventud y la altura de una diosa. Las otras, incluso las dedicadas a los juegos de la seducción, incluso las consideradas muy hermosas, no pueden seducir de esa forma. Las otras juegan, no son hermosas y, si lo son, aburren. Ella sufre y es la hermosura. Cuando pienso en la belleza y en el amor que no merecemos, vuelve siempre a mi memoria. Ella, Deméter, la del segundo himno homérico.

Etiquetas: ,

3 Comments:

Anonymous Antonio Azuaga said...

La razón por la que el mito es un valor intemporal procede de su universal polivalencia. Leyendo hoy tu sugerente entrada, me ha venido, claro está, la biografía misma de la filosofía. Ella es Deméter, la aristotélica Filosofía Primera (antes también ocupación de la naturaleza); Perséfone, la Física, la Filosofía Natural, la hija secuestrada por Hades (¿será Hades el positivismo?). Las otras son “las otras”, que “no pueden seducir de esa forma”. Y el periplo desierto de la Primera, los siglos de trompicones y caídas desde Kant hasta nosotros.
No sé si estará cercana la primavera, pero algunas veleidades de la Física de nuestros días, como el “principio antrópico” o la “incertidumbre” de Heisenberg, parecen brotes tempranos. A lo mejor está próximo el reencuentro de Perséfone con Deméter. A lo mejor.

14 abril, 2008  
Anonymous julio said...

Hermosa manera de explicarlo todo, Antonio. No tengo muchas esperanzas al respecto. Me conformo con que este año se produzca cuanto antes el reencuentro de madre e hija y que venga ya y de verdad la primavera, que para mí siempre se demora demasiado. Soy en mayo y también en abril, si abril no está loco, pero Hades siempre fue un tramposo y creo que, cada año, retiene a Perséfone más de lo pactado.

15 abril, 2008  
Blogger samsa777 said...

Qué hermoso... ¿para qué más?

Un beso y gracias,

Francisco

15 abril, 2008  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home