03 marzo 2008

los ríos del paraíso

Se ha dicho que el cristianismo occidental no nace en Europa, sino al sur del Mediterráneo (Claude Lepelley). Las Acta martyrum scillitanorum son el primer documento cristano en latín de que se tiene noticia. Speratus, uno de los doce mártires escilitanos, le dice al procónsul Saturninus, que le juzga: “Si tranquillas praebueris aures tuas, dico mysterium simplicitatis”. Si me escuchas sin impaciencia, te diré el misterio de la simplicidad.¡El misterio de la simplicidad! Vestia, otra de las mártires, dice: “Christiana sum”. Secunda añade: “Quod sum, ipsud volo esse.” Lo mismo que yo y eso quiero ser. Cuando les preguntan sobre lo que llevan en una caja, Speratus responde: “Libri et epistulae Pauli viri iusti.” Libros y las cartas de Pablo, hombre justo... En los asuntos de mi alma y en esto, en los mártires escilitanos, en Tertuliano, en San Cipriano, en la Massa Candida y en San Agustín pensaba el otro día ante la pila bautismal de Safetula, cuando me dije: “los ríos del paraíso... Se han secado los ríos del paraíso”. El cristianismo en la vieja África, la Proconsular, que da su nombre a todo un continente, es una ausencia que duele, una herida. Europa no se entiende sin la Católica africana y, sobre todo, sin un bereber, un númida, que trazó para nosotros la más exacta y completa cartografía del alma. El cristianismo africano siempre estuvo en primera línea de combate, ideológica y geográficamente. Derrotó las herejías, pero cayó por la espada. Nos lo dio todo y desapareció. Ésa es la grandeza de su sacrificio y su paradoja. Ése es el alto significado de su martirio: fortalecernos en la esperanza y, luego, dejar de ser.

Etiquetas: , , , , , ,

10 Comments:

Anonymous Antonio Azuaga said...

El águila vuela más alto que el cuervo. Donde el águila divisa horizontes para la vida, el cuervo sólo advierte “fugacidades” para su supervivencia. Por eso el águila piensa en San Agustín… y el cuervo en Yorick.
¡Hermosa entrada, por donde afloran “los ríos" del otro día!

03 marzo, 2008  
Anonymous julio said...

No desde el cielo de las águilas, Antonio, sino a ras de suelo pienso, que mi vista y mi imaginación no dan para más y es donde estoy yo, si no más abajo. En este caso, cualquiera que hubiese visto esa pila bautismal, habría sido capaz de comunicarnos algo o mucho de su desolada hermosura, de describirla, de situarla en un contexto. Yo, que andaba como siempre vuelto hacia mí, sólo fui capaz de esbozar un enigma.

04 marzo, 2008  
Blogger planseldon said...

Me gusta más la exégesis que el enigma: hay más amor en ella, y más locura.

04 marzo, 2008  
Anonymous cb said...

Más ríos que no se secan en el Salmo de hoy:
El correr de las acequias alegra la ciudad de Dios (Salmo 45,5).

Y en la Primera Lectura, la profecía de Ezequiel 47, que es toda una inundación:
En aquellos días, el ángel me hizo volver a la entrada del templo. Del zaguán del templo manaba agua hacia levante ... Midió mil codos y me hizo atravesar las aguas: ¡agua hasta los tobillos! Midió otros mil y me hizo cruzar las aguas: ¡agua hasta las rodillas! Midió otros mil y me hizo pasar: ¡agua hasta la cintura! Midió otros mil. Era un torrente que no pude cruzar pues habían crecido las aguas y no se hacía pie; era un torrente que no se podía vadear. Me dijo entonces: - «¿Has visto, hijo de Adán?» ... bajarán hasta la estepa . Al desembocar allí estas aguas, quedará saneado el mar y habrá vida dondequiera que llegue la corriente. A la vera del río, en sus dos riberas, crecerán toda clase de frutales; no se marchitarán sus hojas ni sus frutos se acabarán; darán cosecha nueva cada luna, porque los riegan aguas que manan del santuario; su fruto será comestible y sus hojas medicinales.»

¿Has visto, hijo de Adán?: bajarán hasta la estepa. Los ríos del paraíso no se secan.

05 marzo, 2008  
Anonymous julio said...

Yo también la prefiero, Carlos.

05 marzo, 2008  
Anonymous julio said...

Hermoso fragmento de Ezequiel, Crista. Ésa es agua viva y que da la vida. "Quedará saneado el mar...". Hasta las aguas del mar, que significan todo lo contrario, es decir, muerte, serán salvadas.

05 marzo, 2008  
Blogger Juan Ignacio said...

He vuelto y he encontrado magníficos textos, ajenos y propios.
Gracias.

14 marzo, 2008  
Anonymous julio said...

Gracias por tu generosidad, Juan Ignacio.

20 marzo, 2008  
Blogger Dal said...

Excelente entrada. No sé entonces si estarás de acuerdo con esta cita de Holzner.

28 marzo, 2008  
Anonymous julio said...

Gracias, Dal. Estoy de acuerdo en parte. No hay que olvidar que esas comunidades estaban físicamente más expuestas que otras frente a la marea del Islam, y no sólo espiritualmente, como se desprende de la cita de Holzner. Sea como fuere, es un verdadero milagro que algunas de ellas todavía sobrevivan.

28 marzo, 2008  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home