15 enero 2008

los blancos prados

“Se pareba boves
alba pratàlia aràba
et albo versòrio teneba,
et negro sèmen seminaba.”
(Indovinello veronese, finales del siglo VIII o principios del IX)

“O mon âme! le poëme n’est point fait de ces lettres que je plante comme des clous, mais du blanc qui reste sur le papier.”
(Paul Claudel, Cinq grandes odes, 1910-1913)

El amanuense altomedieval siembra sus negras letras en un campo blanco. Es una siembra de significado. El poeta moderno dice que el poema no está hecho de esas letras, sino del blanco que queda en el papel. El significado, pues, (si lo indescifrable tiene algún significado) estaría en lo que ha quedado fuera del alcance del significado. No habría que cosechar las espigas, sino el vacío que hay entre unas espigas y otras. Esto me parece tan inútil como extraño.

Etiquetas: , , , ,

20 Comments:

Blogger FPC said...

Para un jardinero (que no piensa en cosechas sino en belleza) lo lleno lo es, y así puede apreciarse, gracias a lo vacío. Interpreto que ese es el sentido del verso de Claudel: no basta con decir, hace falta también saber callar. Lo que importa es lo que queda fuera, dando sentido a lo de dentro. ¿O retuerzo mucho el sentido?
Saludos.

15 enero, 2008  
Anonymous julio said...

Si se incluyen también "ces lettres... comme des clous", estoy de acuerdo, Francisco, porque, a su vez, darían sentido a lo de fuera, a lo vacío; pero, si se dice que el poema está hecho exclusivamente de lo que ha quedado fuera de él, esto es, de lo que no se ha dicho, me resulta más difícil acompañar a Claudel. Y no sólo por un problema de lógica, que sería lo de menos.

15 enero, 2008  
Anonymous desde alcalá de henares said...

Azote de las metáforas baldías...

En demasiadas ocasiones, para resultar ingenioso el poeta (o el crítico que lo comenta) retuerce la lógica hasta convertirla en precisamente lo contrario: en ilógica. Y en pocas ocasiones es hermoso lo incoherente.

Totalmente de acuerdo.

15 enero, 2008  
Anonymous julio said...

No es cuestión de ingenio, Desde Alcalá... No creo que aquí Claudel quiera resultar ingenioso (ni aquí ni en ninguna otra parte). Lo que dice del poema es algo que sólo se puede sostener desde dentro de un poema (moderno). Y no porque la poesía tenga otra lógica (o ninguna).

15 enero, 2008  
Anonymous CB said...

Precioso lo del buey, la pratàlia y la siembra del negro significado (me gustaría saber de dónde sacas esas cosas), pero también aparece por ahí un albo versòrio. Albo, no negro como las letras ni su significado.

Pues lo que dice Claudel, a mi entender, es algo semejante; que el poema no se reduce ni a los sonidos ni a lo que los términos clavados al papel expresan, sino que está más allá, en lo que sugieren, en lo que evocan, en lo que la suma de todo ello desencadena.

O sea, que los dos vendrían a decir lo mismo, que la denotación es negra y el versorio blanco(suponiendo que el versorio tenga que ver con el verso y no con otra cosa rara). ¿No podría ser?

15 enero, 2008  
Blogger Juan Manuel Macías said...

Esto me ha hecho recordar algo que dijiste con mucho tino en un brillante prólogo que escribiste a L. A. de C., en un antiguo libro de Renacimiento: que el problema de la página en blanco, muchas veces, es el de la mente en blanco (cito de memoria). Es indudable que la poesía siempre se mueve en las márgenes del silencio, lo inefable. pero yo siempre me quedaré del lado de la tinta, que es una forma de humildad. Creo que todo poema no deja de ser una derrota, pero noble derrota en cuanto humana. Y para que exista derrota, antes ha tenido que haber batalla.

15 enero, 2008  
Anonymous julio said...

El blanco "versòrio" de esta adivinanza, Crista, es el arado, la blanca pluma de oca que va sembrando letras. Los bueyes son los dedos. Los blancos prados, las páginas. La negra semilla, la tinta. En cuanto al versículo de Claudel, no niego que quiera sugerirnos lo que dices, pero me cuesta seguirlo en lo que significa su misma manera de decirlo.

15 enero, 2008  
Anonymous abanicos said...

En sus frases para abanicos sí me parece que pretende ser ingenioso...

Me sigue pareciendo una metáfora baldía... ¿o te malinterpreto y quieres decir con inútil y extraño algo diferente a lo que yo pienso?
Dar la vuelta al calcetín, pensar lateralmente, puede enriquecer algún discurso, pero en otras ocasiones, simplemente crea ilogicidades... algo así como anacolutos conceptuales. Eso no quiere decir, en absoluto, que en otros pasajes Claudel no sea, simplemente, genial. El mejor escribano, siguiendo con la alegoría, echa un borrón.

Por cierto, me interesa: ¿no crees que la poesía tiene una lógica propia, a la manera matemática?

15 enero, 2008  
Anonymous CB said...

Pues vaya patinòrio...

Ahora lo busco y ya veo que el versòrio es el arado; y, claro, equivale a la pluma.
De todos modos es que cómo eres, que nos plantas textos en "latino cosiddetto volgare, una nozione controversa ma sinteticamente felice, in cui possiamo peraltro comprendere sia i livelli cittadini più bassi sia quelli rustici", y te quedas tan ancho.

La próxima vez haré los deberes antes de darme al desbarre.

15 enero, 2008  
Anonymous julio said...

Lo que dices, Juan Manuel, me ayuda a explicarme. Para mí, esta aparición en Claudel de la página en blanco (o del blanco de la página) es tan temprana como inesperada. Él, a diferencia de lo que se hizo luego, no lo plantea aquí, ni mucho menos, como un problema (artificial). Lo que dice, incomprensible o no, lo dice honestamente. La retórica posterior sobre la página en blanco es algo muy distinto. Mi elección es la misma que la tuya: si se tiene algo que decir, la tinta; si no, esperar tiempos mejores, porque no hay ninguna obligación de decir si no se tiene nada que decir.

15 enero, 2008  
Anonymous julio said...

Abanicos, es cierto lo que dices de Claudel y sus "Abanicos". En cuanto a esa lógica propia, creo que sí, que la poesía la tiene; pero no una sola, sino tantas como poetas.

16 enero, 2008  
Anonymous julio said...

No has desbarrado, Crista. Ni mucho menos. Todo consiste en hacer hileras, en abrir surcos, en dar la vuelta y seguir haciendo hileras y abriendo surcos. En dar otra vez la vuelta... Los de clásicas, como teniáis cosas más importantes que estudiar, no llegabais hasta aquí; los modernos empezábamos por estos acertijos.

16 enero, 2008  
Blogger jsvico said...

Más allá de su plausible reivindicación del silencio (el vacío como reactivo) o de la resonancia (el poema como caja armónica), no puedo dejar de intentar una lectura pseudoplatónica: el poema como objetivo inalcanzable al que, sin embargo, el poeta no puede dejar de aspirar. La página en blanco, en este sentido, no sería fracaso, sino promesa, y los espacios no escritos deberían ser considerados entonces como rendijas por las que entrever el "verdadero" poema, siempre por llegar, siempre futuro. No se trataría, pues, de buscar el significado del poema fuera de él, sino de buscar el propio poema fuera del poema.

16 enero, 2008  
Anonymous Juan Antonio said...

Modestamente creo que a veces queremos complicarnos más de lo necesario. El poema, la literatura, es lo escrito. ¿Que lo escrito sugire muchas cosas -sentimientos e incluso palabras- no escritas? Por supuesto, pero sin lo escrito no aparecerían esas sugerencias. Lo importante no es saber callar, sino saber callar a tiempo. Y, sobre todo, saber escribir (que es lo mismo, pero no es igual).

16 enero, 2008  
Anonymous ana said...

En palabras de Ungaretti:
Entre una flor que cortas y otra que das la inexpresable nada.

¿Huella de lo pleno?.

16 enero, 2008  
Anonymous julio said...

Es una hermosa interpretación, Juan. Enhorabuena por tu “Improntuario”.

17 enero, 2008  
Anonymous julio said...

Tienes razón, Juan Antonio. Lo escrito y sus infinitas sugerencias, capaces de colonizar incluso todos los vacíos.

17 enero, 2008  
Anonymous julio said...

Ana, la cita de Ungaretti me ha traído a la memoria el poema “De misterio”, de Miguel d’Ors: “¿Quién soy? / -Este intervalo de misterio / entre la rosa ardiente que corto para ti / y la rosa sombría que mi mano te tiende.” Gracias por esa huella de lo pleno.

17 enero, 2008  
Anonymous Juan Antonio said...

Gracias a ti, Julio, por tan interesantes reflexiones.

18 enero, 2008  
Blogger José María JURADO said...

Hola,
¿me podéis decir si conocéis alguna edición bilingüe de Claudel accesible en el mercado? Hace tiempo que recorro estanterías y no encuentro nada, más allá de lo que hay y poco traladado a Internet.
Creo que me conformaría incluso con una traducción...
Gracias

18 enero, 2008  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home