05 noviembre 2007

geometría y misterio

“Poètes, ils ne l’étaient pas. Leurs oreilles étaient fermées à l’éclat, à la douceur des mots, et leur âme avait perdu le sens du mystère. Ils inondaient tout le réel d’une lumière implacable, et ils voulaient que leurs effusions même fussent ordonnées et claires. Si la poésie est une prière, ils ne priaient pas; si elle est tentative pour arriver à l’ineffable, ils niaient l’ineffable; si elle est hésitation entre la musique et le sens, ils n’hésitaient jamais. Ils ne voulaient que démonstrations et théorèmes; quand ils faisaient des vers, c’était pour y enfermer leur esprit géométri­que.” Paul Hazard, en La crise de la conscience européenne (1935), caracteriza así a los hombres que, entre 1680 y 1715 más o menos, preparaban los caminos de la Ilustración. “No eran poetas. Sus oídos estaban cerrados al resplandor y a la dulzura de las palabras, y su alma había perdido el sentido del misterio. Inundaban con una luz implacable toda la realidad e incluso pretendían que sus efusiones fueran claras y ordenadas.” Tal vez Hazard proyecte aquí una idea exclusivamente contemporánea de la poesía o, tal vez, una idea idealizada en exceso. Sea como fuere, le acompañamos. “Si la poesía es una plegaria, un rezo, ellos no rezaban; si es un intento de alcanzar lo inefable, ellos negaban lo inefable; si es duda, vacilación entre la música y el sentido, ellos no dudaban jamás.” Enérgica defensa de un género y, a la vez, despiadado ajuste de cuentas con unos hombres de espíritu geométrico, que sólo tenían ojos y oídos para demostraciones y teoremas.

Etiquetas: ,

19 Comments:

Blogger Juan Manuel Macías said...

Suscribo por entero este precioso texto. Lo que dices me recuerda un poco a la época de los filólogos alejandrinos, cuya poesía me parece, prácticamente en su totalidad, prescindible, por aburrida, mimética y automática. No creían en nada, ni tan siquiera en la poesía. Yo no sé si Homero creía en los dioses. Probablemente no. Pero al menos creía en el misterio que está detrás de todo.

05 noviembre, 2007  
Anonymous alfredo rodriguez said...

Maravillosas esas palabras de Hazard. Y totalmente de acuerdo con él, por supuesto que sí. Eso que dice de los hombres de espíritu geométrico (cabezas cuadradas, para que nos entendamos...), eso de que su alma había perdido el sentido del misterio. Ah, eso es, sí señor. Eso me suena, amigo. Lo vivo cada día, cada hora, en mi particular mundo de anti-poetas, esos que han perdido la gama de todas las pasiones y de todas las emociones.

05 noviembre, 2007  
Anonymous toi said...

algunos no niegan que la poesía
existe, sí, en los libros, en las bibliotecas de los demás;
otros llenan la vida de poesía, en cada paso, en cada mirada, en cada puñalada del reloj.
Unos viven y otros, quizá, sobreviven.
Pero la belleza, ay, nos hiere. Unos lo perciben. Otros juegan en las casillas negras.

05 noviembre, 2007  
Anonymous julio said...

Así es, Juan Manuel. Si no se cree en algo, e intensamente, no hay poesía.

05 noviembre, 2007  
Anonymous julio said...

Alfredo, si esas personas no se dedican a escribir poesía o a estudiarla, la cosa no es tan grave.

05 noviembre, 2007  
Anonymous julio said...

La herida de la belleza es una forma de la supervivencia, Toi; otra, ser inmunes a ella.

05 noviembre, 2007  
Anonymous El amigo de Kierkegaard said...

"Si el sentimiento de que el mundo esconde un misterio desaparece alguna vez de la humanidad, todo habrá acabado" Gershom Scholem- "Hay un misterio en el mundo"(Edit.Trotta-2006)

06 noviembre, 2007  
Anonymous CB said...

Que el texto es una maravilla, siendo tuyo ça va de soi; que pesas, mides y equilibras los periodos y hasta las ideas como si fueras el mismo Fray Luis, eso es evidente, tan evidente que ya ni se dice... pero vuelves a mentar la geometría y me acuerdo de aquella otra, la "anhelada geometría", que al cruzarse con el máximo desorden daba nacimiento al poema y lo revestía de moralidad, y entonces me pierdo.
Y como una acaba de leer a Mario Quintana, se dice: ojo, que la función del poeta no es la de explicarse, sino la de expresarse. Pero también sostiene Quintana algo así como que en la poesía las cosas son de verdad ellas mismas cuando se las compara, y entonces me pierdo más todavía. Porque la geometría, comparada con el desorden, era ¡Oh,la Geometría!, mientras que ahora la comparamos con el misterio y ya es un asco.

Me asusta pensar si estaré pretendiendo que tus efusiones sean claras y ordenadas, y ya sé que quedo de cabeza cuadrada y fatal pidiendo un poco de luz en esta entrada, aunque la luz no sea de la implacable sino de la otra, pero me gustaría mucho saber dónde te sitúas al final respecto al espíritu geométrico: ¿Es una aspiración a la moralidad y la belleza, es una abominación de la razón, es un punto medio en la vía que conduce desde el desorden al misterio...?
Dinos, por favor.

06 noviembre, 2007  
Blogger AFD said...

Una de las definiciones más acertadas de la poesía, gracias. Habría que probar a esos poetas geómetras con la definición un poco menos exigente de Pound "News that keeps being news".

Un abrazo

Alfredo FD

06 noviembre, 2007  
Anonymous julio said...

Pero ese sentimiento sigue siendo tenaz e intenso, Amigo de Kierkegaard.

07 noviembre, 2007  
Anonymous julio said...

Crista, aquí me limito a traducir el texto de Paul Hazard con algún mínimo subrayado. La geometría, como ciencia, me parece admirable, y lo geométrico, en general, me cautiva. Entre el desorden y la geometría se establecen unas relaciones dramáticas que, para mí, pueden estar en el origen del poema. Esa geometría no es instrumento, sino anhelo. Si partimos de su posesión, sólo hay juego y no poema.

07 noviembre, 2007  
Anonymous julio said...

Por ejemplo, Alfredo, cierta poesía pura sólo es mala geometría.

07 noviembre, 2007  
Anonymous CB said...

Vuelvo de vez en cuando a la espera del comentario de Antonio Azuaga, que no llega. Esperaba con impaciencia su opinión sobre este tema. Por lo que le llevo leído en sus comentarios, tan analítico siempre y a la vez tan receptivo al misterio, seguro que tiene algo especial y con su habitual hondura que decir. Se le echa de menos. ¿Estará malito? ¿Habrá pillado también la gripe?
Si así fuera, le deseo que se mejore y vuelva pronto, que se nota su ausencia.

07 noviembre, 2007  
Blogger AFD said...

La mala geometría nunca será una noticia permanente. Quizá se gane la nota roja por una temporada relativamente corta.

08 noviembre, 2007  
Blogger Counter-Revolutionary said...

Simplemente, la poesía no entiende de cuentas. Remite a lo originario, lo arquetípico, lo encantado, que está reñido con la absoluta racionalización que el Estado y el Mercado han impuesto al mundo actual. Este no es un tiempo de poesía, y entiéndase en un sentido amplio. Cuando leo que a un ejecutivo o un banquero le gusta la ópera o aprecia a Shakespeare, me hace mucha gracia, porque ese hombre está contribuyendo de un modo importante a un mundo donde el arte sólo es un aparte, nada más.

08 noviembre, 2007  
Blogger JSV said...

Su estimulante artículo, con cuyas conclusiones me identifico por completo, me ha hecho pensar en Zagajewski y su "En defensa del fervor". En estos tiempos hiperracionalistas, no sé si sirve de mucho seguir reivindicando la importancia del misterio en la poesía, pero al menos consuela.

Un saludo.

09 noviembre, 2007  
Anonymous j.m. peñalba said...

el problema, amigo jsv, es que estos tiempos, más que hiperracionalistas, deberían llamarse "hiporracionalistas", porque la razón ha dejado de usarse con frecuencia.la poesía, por ejemplo, como forma de expresión más directa y poderosa por conceptual, transmite su misterio através de la razón.y ése es el problema, que no nos paramos, que no sabemos mirar para adentro y ver cuánta razón tiene el verdadero poeta, que siempre canta verdades.
se dice que estos no son tiempos para la lírica.tal vez ahora haga más falta que nunca, pero hay toda una nueva generación que no sabe mirar y otra que lo está olvidando.
un sludo a todos.
j.m. peñalba

10 noviembre, 2007  
Anonymous julio said...

Sin embargo, José Luis, ese gusto puede ser sincero; más sincero que el de muchos artistas.

12 noviembre, 2007  
Anonymous julio said...

Gracias, jsv. Creo que sirve, aunque yo, como J.M. Peñalba, tampoco diría que estos tiempos son hiperracionalistas. En cualquier caso, la pervivencia de la poesía es ya una constatación del misterio.

12 noviembre, 2007  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home