24 septiembre 2007

leer

Ese deber.

Etiquetas: ,

9 Comments:

Blogger FPC said...

Gozoso, no obstante.
Saludos lectores.

24 septiembre, 2007  
Anonymous alfredo rodriguez said...

Efectivamente. Ese deber inexcusable. Sobre todo si se pretende escribir. Y si se pretende que eso que se escribe sea Literatura.
Hoy que tantos se arrogan frívolamente la condición de poetas, (debe ser que lo de ser poeta luce mucho) quizá deberían dejar de escribir, por lo menos durante unos cuantos años, y dedicarse a leer. A leer esos diez o quince (no más) libros de verdadera Poesía publicados en este país. Leerlos y releerlos unas cuantas veces, a ver si así se dan cuenta de lo que es la Poesía y desisten en su absurdo y empecinado empeño de escribir y publicar...

24 septiembre, 2007  
Blogger AFD said...

No sé, Alfredo, pero donde yo vivo luce muy poco eso de ser poeta, leído o no. Ciertamente luce menos que ser banquero o actor o cantante o arquitecto o futbolista o instructor de yoga, etc.
Incluso luce menos que ser novelista.
Quizá ser poeta luzca más que ser diputado (pero se gana mucho menos).

25 septiembre, 2007  
Anonymous julio said...

No siempre, fpc.

26 septiembre, 2007  
Anonymous julio said...

Alfredo (R.), es un deber, ¡pero podríamos quedarnos ahí!

26 septiembre, 2007  
Anonymous julio said...

¡Algo vale, Alfredo (afd), que no siempre somos poetas!

26 septiembre, 2007  
Blogger AFD said...

De que vale, vale. Y si es un deber, pues más aún, porque todo deber vale mucho. Pero ser poeta para lucirse me parece muy ineficiente.
Si conocen a indviduos cuyo verdadero fin sea lucirse, y han escogido la poesía para lograrlo, pues hasta yo les puedo dar una valiosa asesoría de imagen. Que a lo menos aprendan a tocar la guitarra y canten su poemas...

27 septiembre, 2007  
Anonymous alfredo rodríguez said...

Vamos a ver, amigo alfredo, el mundillo de la poesía -el que yo conozco, en mi ciudad, Pamplona- está repleto de una especie de "poetas" que escriben lo que yo llamo "poesía doméstica". Una especie de poesía onanista y ramplona que sólo busca el lucimiento del que la escribe, sólo busca la aprobación del grupo para ser aceptado en ese grupo. Se trata de una especie de terapia de grupo en la que todos "aprenden" de todos y se van todos muy felices a su casa porque les han dado la palmada de aprobación en la espalda. No les interesa para nada la Poesía de verdad, es más, yo diría (y en alguna ocasión así se lo he hecho saber a alguno de ellos) que no les gusta la Poesía. Simplemente les gusta SU poesía, les gusta sus quince minutos de gloria. Entonces todo el mundo se apunta al carro de la poesía, porque lo ven fácil: escribir unas cuantas frases y ya está: la gloria. Es algo que no sucede en Novela: a ninguno de esos incautos se les ocurre ni por lo más remoto ponerse a escribir una novela. Buf, qué pereza...

27 septiembre, 2007  
Blogger AFD said...

Vale, tocayo. Los tenemos aquí también. EL asunto es que sólo se lucen entre ellos, y eso aparentemente, porque en el fondo, cado uo se siente mejor poeta que los otros miembros del grupo de autoayuda. EL caso es que si de veras se quieren lucir, más allá del salón de terapias, pues necesitan cambiar de rumbo...

28 septiembre, 2007  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home