05 junio 2007

las dos ítacas

Hay dos Ítacas. A la primera, la de la Odisea, se vuelve. De la segunda, la del canto XXVI del Infierno, se parte para no volver. La primera, punto en que se cierra un círculo, es completamente griega; la segunda, principio de una línea indefinida, radicalmente contemporánea. La primera explica la resistente fidelidad: el perro envejecido reconoce a su dueño y, ahí, se sella el anillo, la alianza. Cuando el viajero parte de la segunda, le espera justamente lo que tiene a sus espaldas en el momento en que está mirando de frente la fidelidad. Le espera, según las palabras del propio Ulises en la Commedia, el conocimiento; es decir, lo que no se conoce. Y, si parte, es porque en su interior ha dejado de ser fiel a la fidelidad y porque la fidelidad ha dejado de tener consistencia y pesa menos que el conocimiento; es decir, menos de lo que aún no se conoce, menos que una sombra. La primera Ítaca participa tímidamente de la segunda, porque el viajero, mientras completa el círculo, ha ido conociendo. Pero sólo la segunda propone orientarse a través de lo no conocido para conocer. El itinerario que parte de la primera es de cabotaje, de pequeñas escalas, hecho a la medida del hombre. El que se inicia en la segunda presupone la navegación de altura. El viajero que se despide de la primera no pierde pie. El que deja atrás la segunda da un enorme salto en el vacío.

Etiquetas: , , , , ,

16 Comments:

Blogger AFD said...

Excepto que de acuerdo a Tiresias, en el libro 11 de la Odisea, las hazañas de Odiseo no terminan en Ítaca: "luego que en tu mansión hays dado muerte a los pretendientes.... toma un manejable remo y anda hasta que llegues a aquellos hombres que nunca viero el mar, ni comen manjares sazonados con sal..."

Y en cierto sentido, Odiseo regresa a Penélope , más que a Ítaca. Y en cuanto la libera de los pretendientes, la deja sola de nuevo y se va a visitar a su padre. Ya los Neoplátonicos interpretaban ese encuentro con su padre, como el encuentro con el Espíritu (Nous), aquello que la simple inteligencia no puede atrapar.
Dante ciertamente le da otra dimiensión, pero los griegos ya habían buscado, por así decirlo, "otras Ítacas".

05 junio, 2007  
Anonymous julio said...

Tienes razón, Alfredo. Y la interpretación de los neoplatónicos les da, a la leyenda y al personaje, un carácter más trascendente. De todas formas, la oposición subsiste, porque, en el viaje de la Comedia, no hay regreso.

05 junio, 2007  
Blogger AFD said...

El Cristianismo (como el Zoroastrianismo) deja atrás la visión cíclica del mundo (A pesar del Año Cristiano). La historia avanza, y depende del hombre (y de Dios hecho hombre) hacia dónde. La Fe cristiana dice que al final truinfará la luz, pero la zoroastriana no asegura nada. Me recuerda también el "perch'i' no spero di tornar giammai" de Cavalcanti y el "Because I do not hope to turn again" de Eliot.

Un abrazo

06 junio, 2007  
Blogger samsa777 said...

Conocimiento y vacío. Eterna y particular paradoja.

06 junio, 2007  
Anonymous julio said...

¿No te parece mucho más melancólico el "again" de la versión de Eliot que el "giammai" de Guido?

06 junio, 2007  
Anonymous julio said...

Francisco, muchas paradojas sólo lo son en apariencia.

06 junio, 2007  
Blogger samsa777 said...

En efecto y, de hecho, esta es indisoluble, necesaria.

06 junio, 2007  
Blogger AFD said...

Es genial el "again". Mantiene el ritmo de Cavalcanti, pero se vuelve más significativo. Y claro, hace de la bellísima canción de amor y exilio de Cavalcanti, la exeriencia religiosa del Miércoles de Ceniza.
Y al final el "Because" se vuelve "Although".

Creo que es el mejor poema de Eliot.

06 junio, 2007  
Anonymous julio said...

Yo también lo creo, pero cada vez me resulta más difícil elegir, porque, a cada relectura, crece para mí el valor de toda su poesía.

06 junio, 2007  
Blogger tosigo ardento said...

Hola Julio,

Mi nombre es Alfredo Rodríguez y te escribo desde Pamplona. Aprovechando que acabo de descubrir tu magnífico blog (que te prometo iré leyendo), quería saludarte y decirte que he entrado de lleno hace poco en tu Poesía, y ello a través de tu EUROPA, libro que me ha dejado completamente "tocado"...
Ahora espero leer LAS TRINCHERAS y tu último libro ENTRE EL MURO Y EL FOSO.

Pues eso, que un saludo y que un placer haber descubierto este blog.

Alfredo.

06 junio, 2007  
Blogger AFD said...

Julio, se me olvidó comentarte un pequeño sincronismo: al tiempo que publicaste esta nota, yo estaba (y sigo) leyendo el Purgatorio, en la versión de Crespo, que es, a lo menos, valiente.

07 junio, 2007  
Anonymous julio said...

Muchas gracias por tu comentario y por esa lectura de "Europa", Alfredo ("Tosigo ardento").

07 junio, 2007  
Anonymous julio said...

No entro a juzgar traducciones, Alfredo, pero, en el caso de Dante (y de otros muchos), quizá lo mejor sea leer el original con el apoyo (si es estrictamente necesario) de una traducción lo más literal posible. Sea como fuere, viajar por el "Purgatorio" resulta siempre muy recomendable.

07 junio, 2007  
Blogger AFD said...

Sí, trae el italiano a la izquierda, y uno hace pininos por entenderle.

07 junio, 2007  
Anonymous Verónica said...

¿No explica bellamente esta imagen que propones la deriva que ha llevado la Filosofía contemporánea, desde Descartes y Kant, sobre todo, a esta parte? Se da primacía al conocimiento sobre el ser, pero, al tiempo, se renuncia a toda metafísica, a la posibilidad de conocer nunca el "ser-en-sí". Amarga paradoja. Supongo, sin embargo, que la Providencia en su Eterna Sabiduría, sabrá enderezar el rumbo de tanto desatino.

A lo mejor es que el viaje de la segunda Ítaca era de algún modo necesario...

07 junio, 2007  
Anonymous julio said...

Hay que ser optimistas, Verónica. La Filosofía se ha amurallado contra el ser-en-sí, lo ha expulsado a las afueras por incómodo y extraño; pero, más pronto que tarde, tendrá que volver a reflexionar sobre él, porque en ello le va su identidad y su existencia.

08 junio, 2007  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home