14 mayo 2007

retractaciones 1

Ayer, domingo, África parecía África. No siempre ocurre. Más bien, ocurre muy pocas veces. El consabido azul y un sol sin misterio: África parecía África, y yo paseaba por Cartago. El luminoso mar era del color del mar de las trirremes (porque dudo que el mar de las trirremes haya tenido otro color). ¡Y es tan fácil recordar a Dido en Cartago! ¡Pobre reina Dido! ¡Cómo destruye el amor, si es amor! De ella, me fue sencillo saltar a Lucrecio... ¡El consuntivo, el inasible amor! Y de Lucrecio, a unos versos de Rilke y a una frase de Levinas (“La caricia es solicitar lo que sin cesar se escapa de su forma hacia un porvenir…”). ¡Las hambrientas caricias! Y así sucesivamente. En fin, caóticas e inútiles divagaciones de un paseante ensimismado. Algo vale que, en Cartago, también resulta fácil recordar a San Agustín. Los santos son realistas y prácticos, y se sirven del camino recto. Y San Agustín vino a sacarme de todos esos pensamientos que no conducían a nada. Lo hizo con una sola palabra: retractaciones. ¿Por qué no hablar de los errores que has profesado y de las cosas que has defendido y no merecía la pena defender? No me refiero a los errores juveniles, sino a esos otros en los que se insiste cuando ya no hay disculpa. Porque eso, honrar la verdad, siempre será útil.

Etiquetas: , , , , , , ,

7 Comments:

Blogger Rocío Arana said...

Cómo vuela el pensamiento cuando caminas, ¿eh...? Y cuando escuchas música, ay no, si es que yo cuando camino siempre escucho música... Sigue, Julio, que aquí todos queremos más.

14 mayo, 2007  
Blogger E. G-Máiquez said...

Qué magnífico paseo me has dado por Cartago. Gracias.

14 mayo, 2007  
Anonymous julio said...

¡Los paseos dan para mucho! Petrarca, Wordsworth, Claudio Rodríguez... ¡Grandes paseantes! Y si vuelves con nada, al menos has hecho un poco de ejercicio.

14 mayo, 2007  
Anonymous Antonio Azuaga said...

En tu caso, desde luego, no volvías con nada: te has traído a San Agustín. Claro que tampoco ibas con nada: en tu caso es imposible.

14 mayo, 2007  
Anonymous julio said...

¡Ojalá fuese siempre así, Antonio!

15 mayo, 2007  
Anonymous Néstor said...

Gracias, gracias porque leerte es un regalo.

15 mayo, 2007  
Anonymous julio said...

Gracias a ti, Néstor. Vosotros me hacéis el regalo leyéndome.

16 mayo, 2007  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home