08 mayo 2007

la más difícil facilidad

Leo en los escritos póstumos de Simone Weil: “La dirección vertical nos está vedada. Pero, si miramos mucho tiempo el cielo, Dios desciende y nos lleva. Nos lleva fácilmente. Como dice Esquilo, lo divino es sin esfuerzo. Hay en la salvación una facilidad más dificil que todos los esfuerzos”. Y, al instante, recuerdo esto otro de Jankélévitch: “Si la ascesis es, a menudo, una gimnasia en el vacío, el estado de gracia es una disposición feliz de toda el alma. (…) Se buscan salientes a los que agarrarse, apoyos para hacer palanca, pesas que levantar y se despliegan todas las fuerzas en vistas de la tarea imaginaria, cuando bastaría ofrecerse con dulzura a la simplicidad del buen movimiento para reencontrar la feliz y tranquila espontaneidad de la inocencia; pero las almas complicadas y tortuosas sólo piensan en ese movimiento al final…”

Etiquetas: , , ,

8 Comments:

Anonymous Antonio Azuaga said...

La verdad es que nosotros lo complicamos todo. Tenemos, por desgracia, una habilidad extraordinaria para hacer inaccesible lo inocentemente accesible. ¡Y viceversa!

08 mayo, 2007  
Blogger E. G-Máiquez said...

Qué cita la de la Weil. Muchas gracias.

08 mayo, 2007  
Blogger Jesús Beades said...

Al final.... sí, pero algo es algo.

08 mayo, 2007  
Blogger Néstor Aparicio said...

Lei en "Cartas del Diablo a..." que su mayor éxito era haber introducido la palabra "mañana" en nuestro vocabulario ascético. No deja de ser irónico que siempre esperemos un mañana mejor.

08 mayo, 2007  
Anonymous Anónimo said...

Esa "tarea imaginaria", qué bien expresado. Quizá porque nos es más fácil pensar en actuar, en conseguir, que en recibir sin más. Siempre que recibimos creemos que nos lo hemos ganado: hasta el amor, creemos que nos lo merecemos. Y no, qué va.
Es tan fácil y tan difícil como pedir sabiendo que se va a recibir y como recibir sabiendo que es gratis total y sin porqué.
Es tan fácil como reconocerse dependiente como un niño, y tan difícil como desandar el camino de la independencia.
Se me ocurre, no sé.
Las dos citas son estupendas, y el paso de la una a la otra también. Me gusta más este Jankélévitch que Barth, aunque no venga a cuento la comparanza.

08 mayo, 2007  
Anonymous Juan Luis de Soria said...

y nunca mañanamos

08 mayo, 2007  
Anonymous CB said...

Ya lo decía Lope en ese soneto que termina con "Mañana le abriremos", respondía,/para lo mismo responder mañana!".
Julio, para mí que tienes el Blog escacharrao, porque yo te aseguro que pongo mi poquito de nombre, y luego lo pierdo por el camino.
A ver qué pasa ahora.
Un abrazo.

09 mayo, 2007  
Blogger Rocío Arana said...

Ge-nial!

09 mayo, 2007  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home