29 marzo 2007

el sentido y la medida

“Tous les beaux vers sont réguliers. Non que le sens se plie à la règle ; mais toujours est-il que la règle n'a point cédé; et par cette obstination même, le sens s'est montré. C'est qu'il faut deux vérités, en quelque sorte, pour en faire une, vérité de la chose, et vérité de l'homme; et il faut que ces deux vérités n'en fassent qu'une. La règle est la vérité de l'homme. Oublier la règle, c'est s'oublier soi, et aussitôt oublier tout. Vainement vous frappez selon la chose; la chose n'a point besoin de vous; elle n'est point à refaire; au lieu que l'homme a grand besoin de lui-même. Il se donne donc, par serment, ce temps mesuré, cet avenir réel, encore vide et déjà divisé, qui est comme le calendrier de sa pensée. Mais cela est encore abstrait; cela danse; cela ne chante point. Comment faire chanter ce qui n'est pas encore? Ici la rime, qui est le plus beau et le plus puissant dans ce jeu. Un écho, une sonorité d'avance; d'avance une forme de la bouche; d'avance une forme de l'étonnement, vêtement de l'idée neuve, si neuve qu'elle n'est rien encore que cet étonnement. Cette parure ne s'use point. Tout homme comprend cela par les effets; presque aucun homme ne voudra croire qu'il nous faut cet écho d'avance, jeu du corps, pour savoir que nous pensons. Il fallait une telle ruse pour obtenir de l'auditeur cette attention redoublée, qui est l'attention. L'allitération fut vraisemblable­ment la première pensée. Méthode encore pour tous, et signe oraculaire. D'où cet empire du vrai poète. Mais je crois aussi qu'il ne peut jamais se permettre, si dure que soit la loi, si agréable que soit la tentation, d'abandonner une rime par désespoir d'y trouver écho. Ces infidélités sont senties. Il n'y a rien au monde que nous sentions aussi précisément et délicatement que le courage et son contraire; et peut-être, en toutes les nuances du sentiment, ne sentons-nous jamais que cela.” (Alain, Propos de littérature, 1934)
En algunos de sus propos, Alain (Émile Chartier, 1868-1951) defendió la poesía con medida y rima (o, al menos, con medida) frente al verso libre. En las razones que da en las líneas precedentes se pone de manifiesto la sutileza, el rigor y el sentido moral que recorren la obra del pensador francés. Parte del sano convencimento de que todos los versos hermosos son regulares, es decir, tienen medida: lo que no deja de ser una afirmación valiente para su época y para la nuestra. Dice que el sentido se muestra, precisamente, porque existe la regla y porque ésta se obstina en no ceder (¡qué lejos de las afirmaciones de los primeros ilustrados, que arremetieron contra la poesía porque, según ellos, a la Razón no se la podía encerrar en la cárcel de las reglas!). Y dice más, que la regla es la verdad del hombre y que olvidar la regla es olvidarse de sí mismo (ahí, la moral, que concierne siempre al hombre y no permite territorios sin ley, ni siquiera los estéticos). Habla de la rima con una perspicacia inhabitual en todos los que tratan este asunto (¿cómo hacer cantar lo que aún no es?) y, más adelante, dice que la aliteración fue el primer pensamiento (sin duda, porque el primer pensamiento fue aliterativo). En fin, la exhortación final que hace a los poetas para que no cedan a la tentación de abandonar el reto, por muy agradable que sea la tentación y por muy dura que sea la ley, me parece también profundamente moral. Además, esas infidelidades se notan; el valor y la falta de valor no pasan desapercibidos (ni siquiera en poesía).

Etiquetas: ,

7 Comments:

Anonymous Boscán said...

Me hace pensar en una estrofa de rotundos y soberbios endecasílabos:
"Quien las formas degrada y luego entrega/
simulacros neutrales a las gentes,/
para ganarse fama de hombre libre,/
no tiene dios ni patria ni costumbre."

02 abril, 2007  
Anonymous julio said...

Gracias, Boscán.

03 abril, 2007  
Blogger Jesús Beades said...

Esa Exaltación del Rito me ha acompañado siempre, como una vacuna contra la tentación banalizadora. Son versos cincelados, y muy, muy chestertonianos.

20 abril, 2007  
Blogger Jesús Beades said...

El verso métrico, al igual que los insectos (Jünger dixit) y las motos Yamaha Virago (Joaquín Moreno dixit), lleva el esqueleto visible. El verso libre lo lleva escondido, pero también tiene su ritmo y su pulso. Si no, no es poesía, sólo una ilusión tipográfica (Borges dixit).

Beades dixit.

20 abril, 2007  
Anonymous julio said...

¡Y dijo bien!

20 abril, 2007  
Blogger AFD said...

Lo que yo tengo de Borges, en su prólogo a Elogio de la Sombra (1969) es:

" Es común afirmar que el verso libre no es otra cosa que un simulacro tipográfico; pienso que en esa afirmación acecha un error. Más allá de su ritmo, la forma tipográfica del versículo sirve para anunciar al lector que la emoción poética, no la información o el razonamiento, es lo que está esperándolo. Yo anhelé alguna vez la vasta respiración de los psalmos..."

Pero nunca se para a defender el ritmo, sólo lo menciona. Por mi parte, no encuentro más mejor ritmo en Claudel que en la prosa de Joyce, Rulfo, Faulkner, incluso, Conrad.
A lo que sí me predispone el versículo, es a la oración. Y como oración, ciertamente, el Dies Irae en verso me conmueve menos que el simple Ave Maria o el Pater Noster. (O incluso el parco Jesus-María de Juana de Arco).

Pero en el caso de Borges, disfruto infinitamente más sus sonetos y sus endecasílabos blancos que sus versículos y brindis.

Cuando los medios y la vorágine del deseo monetario usan todas las herramientas a su alcance para captar nuestra atención, creo que lo mismo debería hacer la poesía: usar todas las herramientas a su alcance para conmover al alma. De todas maneras, lo predisposición a la experiencia poética que brinda el versículo, también la brindan, obviamente, las arcaicas estrofas de versos medidos.

Saludos.

22 mayo, 2007  
Anonymous julio said...

Sabia e ingeniosa defensa la que Borges hace del versículo. Y ponerlo en relación con la plegaria, como haces tú, me parece acertadísimo. Ahí están la Biblia y sus versículos, que resuenan en todos nuestros versículos más o menos profanos.

22 mayo, 2007  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home