29 junio 2006

pietà rondanini

Todo el peso del mundo y de la muerte en el cuerpo del Hijo. Toda la fuerza de la vida en los brazos de la Madre. El Hijo escapa del dolor de la Madre, que es la vida. Escapa de su abrazo, porque ni siquiera el amor puede retenerlo, porque ni la vida ni el amor son más fuertes.

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home