02 junio 2006

de citas

“Celui qui est enclin à la luxure est compatissant et miséricordieux; ceux qui sont enclins à la pureté ne le sont pas.” (Saint Jean Climaque.)
Pour dénoncer avec une telle netteté et une telle vigueur, non pas les mensonges, mais l’essence même de la morale chrétienne, et de toute morale, il y fallait un saint, ni plus ni moins.
(Cioran, De l’inconvénient d’être né)

No he encontrado en La escala espiritual de San Juan Clímaco, llena de referencias a la lujuria, esa frase que cita Cioran. No dudo de su existencia, pero parece un poco traída por los pelos. Resulta extravagante, en cualquier caso, utilizar el nombre y la palabra del santo del Sinaí para “denunciar la esencia misma de la moral cristiana”. Puestos a citar, el escritor rumano podría haber elegido este otro fragmento:

“No quieras vencer el espíritu de la fornicación disputando con él: porque él sabe muy bien disputar; pues ayudado de la misma naturaleza pelea contra nosotros. El que ayudándose de su propia industria presume por sí de vencer su carne, y edificar la del espíritu, en vano trabaja. Porque si el Señor no destruyere la casa de la carne, y edificare la del espíritu, en vano trabaja el que con solo ayunar y velar sin presidio la quiere edificar. Presenta ante los ojos del Señor la natural enfermedad y flaqueza de su carne, reconociendo humildemente tu miseria; y así recibirás en tus entrañas el don de la castidad.” (San Juan Clímaco, La escala espiritual, trad. de Fray Luis de Granada).
Pero la verdad, ay, también tiene que ver con la moral.

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home